Tribuna

La verdad sabe afianzarse

Tribuna | Javier Gómez | 2024-03-02 08:42:51

A pesar de todo esta ingeniería social que hemos estado viviendo, la cual hace mucho, pero mucho ruido, la verdad, la ley natural, el orden impuesto por Dios sabe imponerse.

Generalmente, pretender ser censor o pretender imponer una verdad única a los demás implica que de fondo creo que los demás no son capaces de pensar como yo, de analizar y ver las cosas como yo, y que no son lo suficientemente inteligentes como para reconocer lo que yo creo que es verdad. El cristianismo, en cambio nos deja frases como estas: “Examínenlo todo; retengan lo bueno…” (1 Tes 5,21), que en esencia nos habla de que debemos tener criterio. También nos deja joyas como el capítulo 9 del libro de Sabiduría, donde nos habla de pedir sabiduría a Dios, y luego nos exhorta a pedirla, afirmando que se nos será dada (Santiago 1,5).

Hemos visto en las noticias cómo: el apoyo a Nayib Bukele crece, y la constante campaña mediática sobre violaciones a Derechos Humanos de su gobierno más bien parecen haber reforzado su popularidad; el presidente Milei acaba de erradicar el uso del lenguaje inclusivo, y ha hecho derogaciones de 300 leyes izquierdosas que desangraban al Estado Argentino, y los comentarios en las redes sociales son en su mayoría a favor de esto. Trump está ganando por paliza en las elecciones primarias; alrededor de 50 leyes en defensa de la vida desde la concepción, y en contra del aborto, han sido aprobadas en los últimos meses, en distintos estados de Estados Unidos.

Las series antiguas son las que tienen ahora éxito en sintonía en Netflix y no las series o películas de contenido progre; Disney a arrojado pérdidas millonarias por imponer la agenda progre y de género en sus contenidos, y ya muchas personas le han pedido a Elon Musk que la compre, igual que como hizo con Twitter, ahora X, plataforma a la cual también habían pronosticado una inminente caída y cierre total, y ahí está, viva. Y podría seguir dando más ejemplos, pero ese no es del todo mi punto.

La Biblia advierte que hay y habrá lapsos de alejamiento de la verdad, eso pasa, y también predice lo que pasa a quienes se mantienen fieles a ella: “Demasiado, en verdad, se habían desviado por los caminos del error, teniendo por dioses a los más viles y despreciables, animales, dejándose engañar como pequeñuelos inconscientes” (Sabiduría 12, 24); “Se engañan unos a otros, no dicen la verdad; han avezado sus lenguas a mentir, se han pervertido, incapaces” (Jeremías 9, 4). Aún más resaltable: “Muchos seguirán su libertinaje y, por causa de ellos, el Camino de la verdad será difamado” (2 Pedro 2, 2);

También dice, respecto a nuestra práctica de la fe y la necesidad de autenticidad: “Si decimos que estamos en comunión con Él, y caminamos en tinieblas, mentimos y no obramos la verdad” (I Juan 1, 6). “Si decimos: «No tenemos pecado», nos engañamos y la verdad no está en nosotros” (1 Juan 1, 8); Quien dice: «Yo le conozco» y no guarda sus mandamientos es un mentiroso y la verdad no está en él” (1 Juan 2, 4); “Hijos míos, no amemos de palabra ni de boca, sino con obras y según la verdad” (1 Juan 3, 18)

Estas son dos promesas muy importantes que hace a quienes no se apartan de Dios y defienden la verdad: “Hasta la muerte por la verdad combate, y el Señor Dios peleará por ti” (Eclesiástico 4, 28); “Los pájaros van a posarse donde sus semejantes, la verdad vuelve a quienes la practican” (Eclesiástico 27, 9); “Pero el que obra la verdad, va a la luz, para que quede de manifiesto que sus obras están hechas según Dios” (Juan 3, 21). Dios no nos abandona, por mucho ruido que haga el mal, Él nos defiende. Dios con nosotros