Siguenos en:
Domingo
 18 de Noviembre de 2018
Motores
Tribuna
La alegría es exigente
Domingo,  13  de Diciembre, 2015

Este domingo, desde hace siglos, se llama "GAUDETE", que significa "alégrate". San Pablo nos dice en la segunda lectura de hoy dirigida a los filipenses: "Estén siempre alegres, alégrense". El domingo pasado había también un llamado a la alegría y hoy se insiste nuevamente para que podamos gozar del ser cristiano. En la oración colecta de la misa que se hace después del acto penitencial, pedimos: "tu pueblo espera con fe la fiesta del nacimiento de tu Hijo... nos conceda "llegar a la Navidad fiesta de gozo y salvación, y poder celebrarla con alegría desbordante".

En la primera lectura de este tercer domingo de adviento el profeta Sofonías nos dice que el motivo de la alegría es porque Dios ha "cancelado" la deuda de su pueblo y ha vencido a los enemigos y él quiere ser el rey. Algo más aún: "el Señor está en medio de ti, se goza y se complace en ti, te ama y se alegra con júbilo como en día de fiesta". ¡Qué hermoso es sentir y vivir esta presencia de Dios en nosotros!

La Iglesia debería alegrarse como en tiempo del profeta Sofonías. ¿Podrá la Iglesia -iglesia somos todos los bautizados- invitar al mundo a la alegría como hizo el profeta Sofonías? "Regocíjate, Iglesia de Cristo, grita con júbilo. ¿No será una utopía inalcanzable esta convocatoria al gozo y al júbilo? Pues no. Lo que parecía una utopía entonces, ahora es una realidad gozosa para todo el que se ha convertido a Cristo y persevera en la fe. El papa Francisco ha tenido la idea de convocar a este Jubileo para que vivamos la alegría del perdón, de la misericordia de Dios.

Eso es lo que sintió Pablo y quería que también los cristianos sintieran lo mismo cuando escribió a los filipenses: "estén alegres, se lo repito, estén alegres". Es un mensaje muy oportuno para este tiempo de adviento y para este año jubilar. El mensaje de Sofonías nos lleva a la alegría profunda de Dios. La alegría verdadera del cristiano está profundamente enraizada en Dios.

El evangelio de Lucas 3,10-18 es también una invitación a preparar la fiesta de Navidad, como fue el domingo pasado. El programa presentado por Juan el Bautista es exigente sobre manera. Anuncia al que viene detrás de él y las exigencias para llevar a cabo esta preparación. Esto se tiene que ver en nuestro accionar en obras de justicia y caridad. Hay que compartir lo que tenemos, no exigir más de lo debido, no hacer extorsiones a nadie...

El programa de vida propuesto por Juan el Bautista nos llama a una verdadera conversión. Como lo está haciendo el papa Francisco para este año de júbilo en su bula Misericordiae Vultus que empieza con estas palabras:" Jesucristo es el rostro de la misericordia del Padre". También el Papa nos dice: "Hay momentos en los que de un modo mucho más intenso estamos llamados a tener la mirada fija en la misericordia para poder ser también nosotros mismos signo eficaz del obrar del Padre".

El jubileo como el adviento nos está invitando a mirar a Cristo. Él es el icono de la misericordia del Padre. Juan el Bautista en su predicación, dice: "conviértanse y crean en el evangelio". Para San Juan, creer en el evangelio, es creer en Jesucristo. El llamado a la conversión es un llamado a vivir las exigencias de Cristo que nos lo muestra también a través de los cuatro evangelios.

Jesús llama cuando nos invita a la conversión, a superar la corrupción pues ésta es un grave impedimento para llegar a una verdadera conversión. Sin la conversión no se puede acceder a las gracias que nos regala el año jubilar. La corrupción nos dice el Papa, impide mirar el futuro con esperanza... La corrupción es una obstinación en el pecado que pretende sustituir a Dios con la ilusión del dinero como forma de poder... Este es el tiempo oportuno para dejarse tocar el corazón. La ausencia de conversión que se exige para recibir el sacramento del perdón o de la misericordia, es el gran impedimento para poder vivir la alegría del perdón que quiere darnos el Año Jubilar.

Es hermoso ver los aplausos que le dan al Papa, que se le admire, pero esto, normalmente, no cambia nada en la vida de muchas personas. Parte de la prensa nos dan muchas veces sesgadas o cambiadas las noticias y documentos del Papa. Por ello, es muy necesario acudir a las fuentes de lo que él nos está diciendo en sus documentos, cartas, homilías...Como por ejemplo, estas palabras: "Mi intención se dirige con mayor insistencia a aquellas personas que se encuentran lejanas a la gracia de Dios, debido a su conducta de vida".

Acerca del autor:
Jesus-Perez-
Jesus Perez
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día