Siguenos en:
Sábado
 20 de Abril de 2019
Editorial
Las dictaduras del siglo XXI
Miradas
Viernes,  8  de Enero, 2010

Óscar Álvarez • La Nación-Costa Rica - Así como en otras épocas los próceres de la independencia se enfrentaron con el colonialismo español y las fuerzas de la democracia al totalitarismo nazi-fascista primero y al totalitarismo marxista después, ahora surge un capítulo tardío de la Guerra Fría entre las frágiles democracias de la región y el absolutismo encabezado por los gobiernos de Caracas y La Habana.
Hay quienes minimizan por ignorancia o por interés el expansionismo del Grupo ALBA, alegando que se limita a ser la causa de los gobiernos de Venezuela, Cuba, Bolivia, Ecuador y Nicaragua. Pero olvidan que dicho grupo es solamente el núcleo más radical de una fuerza mayor integrada por los gobiernos y partidos que conforman el Foro de Sao Paulo, quienes con frecuencia despliegan políticas exteriores convergentes con los de Caracas y La Habana. La fortaleza del grupo ALBA está en rodearse y avanzar protegido por numerosos y diversos compañeros de viaje, como en los tiempos de la Guerra Fría.
El proyecto del teniente coronel Hugo Chávez, que se financia con los petrodólares venezolanos y promueve las reelecciones presidenciales indefinidas, se ha caracterizado por la concentración del poder político y económico y la instauración de un nuevo caudillismo que controla desde el Ejecutivo al Parlamento, al Poder Judicial, a los gobiernos locales y en fin a todas las instituciones del Estado.
Recientemente, una de las ministras de su gobierno ha dicho abiertamente que la división de poderes debilita el Estado, razón por la cual propone reformar la Constitución Política para eliminar de ella el concepto de división y balance de poderes, que ha sido piedra angular de los sistemas libres y democráticos a través de la historia.
Desde luego que el Barón de Montesquieu, John Locke, Aristóteles y todos los pensadores fundantes de las democracias occidentales, se están revolcando en sus tumbas, al tiempo que Jenofonte, Maquiavelo, Stalin y todos los pensadores del poder absoluto parecen ganar momentum .
Si el proyecto de Chávez triunfara en la región, entonces presenciaríamos el fin de la tercera ola de la democracia que empezó hacia finales de la década de los setenta. Volveríamos a la era de las dictaduras, pero esta vez con el signo ideológico del llamado socialismo del siglo XXI. El absolutismo de Thomas Hobbes y de los fascistas de derecha y de izquierda estaría de regreso.
Absolutismo expansionista. El absolutismo de Chávez y sus adláteres es de carácter expansionista y tiene como fin extender su poder a toda la América Latina y el Caribe. La tesis del Rey Sol, “El Estado soy yo”, invade este movimiento. Todos estamos en la mira, incluida por supuesto Costa Rica, como lo demuestra la existencia de las bases de paz.
Por eso es de vital importancia que cuando apoyemos un partido o candidato/a presidencial durante la presente campaña electoral, confirmemos si tiene lazos políticos, ideológicos o financieros con el absolutismo caudillista de Venezuela, versión reciclada del totalitarismo expansionista que tanto daño causó a la causa de la dignidad humana, de la libertad y de la democracia durante los largos y tenebrosos tiempos de la Guerra Fría.
Con firme responsabilidad ciudadana, debemos garantizarnos que Costa Rica siga estando entre el grupo de naciones que practican y promueven la libertad, la democracia y la paz.

autor : ?scar-?lvarez-?-La-Naci?n-Costa-Rica
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día