Siguenos en:
Domingo
 26 de Mayo de 2019
Editorial
Miradas
Lecturas y lectores del Quijote
Miércoles,  9  de Noviembre, 2016

Hace 400 años que descendió a la tumba el más famoso novelista español; se ha conmemorado  ese hecho con especial resonancia. Esta nota se refiera a un aspecto de su personalidad. Don Quijote tal vez sea el único libro que a lo largo del tiempo ha motivado tantas y diversas interpretaciones. Varios elementos raros y misteriosos envuelven su trayectoria. Es el caso de que una obra maestra resulta ser así sin proponérselo el autor. Lo cual no quiere decir  que Cervantes no percibió (posiblemente con sorpresa) el interés que concitó su libro a tiempo de publicarse, al ver que “crecía en los brazos de la estampa”, como él mismo dijo. Seis ediciones consecutivas en un año  hablan de  ello claramente. El Quijote  fue un éxito de librería desde el principio, afirma Arturo Uslar Pietri.  ¿Y eso cambió la vida del autor? No, la pobreza le acompañó a Cervantes hasta el trance final de su vida.

Por su interpretación, hay miles de Quijotes distintos. Tratándose de lectores notables como Henrique Heine, Francisco Umbral o Vargas Llosa, generalmente la percepción nueva se suma a las otras sin repetirse; todas tienen el sello de lo novedoso que refleja la personalidad del lector. Desde otro punto de vista, hay una infinita gama de lecturas  que va desde la inicial que sólo percibe la superficie hasta la que explora el recóndito fondo filosófico y moral. Entre los primeros lectores y el propósito del autor parece existir una  coincidencia. Cervantes deseaba que al leer su libro “el melancólico se mueva a risa, el risueño la acreciente, el simple no se enfade, el discreto se admire de la invención, el grave no la desprecie, ni el prudente deje de alabarla”. Se cumplió a cabalidad ese anhelo. Una anécdota  ilustra el divertimiento que el Quijote promovía  en los primeros lectores. Se cuenta que  al rey, que veía sorprendido cómo un artesano se sacudía de risa, le dijeron que  “de seguro está leyendo el Quijote”. Este es  el libro que rápidamente se difundió entre  las capas  populares de la sociedad porque movía a risa. Para esos  los lectores  que representan en lo cultural el término medio de la población, era en verdad  un libro cómico, con un personaje ridículo que confundía cosas. En su tiempo al propio Cervantes lo consideraban como un escritor burlesco y   divertido, hasta lo veían con cierto desdén autores de gran reputación como Lope de Vega.

Un interés sostenido acompañó siempre al Quijote, aunque con las variaciones emergentes de la época y de las corrientes literarias. La sensibilidad predominante en ese marco de los cambios, permite descubrir otras facetas, otros matices. En todos los tiempos hubo lectores superficiales y también  de los otros. Pero en cuanto a una modalidad especial de sentir una determinada obra literaria, hay lecturas que tienen el sello propio del tiempo en que fueron  leídos; por ejemplo, el romanticismo alemán con la interpretación psicóloga del noble caballero de la Mancha.

El autor es escritor, miembro del PEN  Bolivia.

Acerca del autor:
Demetrio--Reynolds-
Demetrio Reynolds
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día