Siguenos en:
Sábado
 20 de Julio de 2019
Editorial
Miradas
Presencia del Quijote en Bolivia
Miércoles,  14 de Octubre, 2015

Don Quijote es una fuente inagotable de interpretación simbólica; es el ciudadano perenne en la república  universal de las letras. Hay lecturas distintas en cada época. Para los que no ven sino la conducta errática que confunde rebaños con ejércitos; molinos con gigantes; la campesina con una dama  de alta alcurnia, es  un personaje estrafalario. Pero en dimensión filosófica, sentimental y poética, es otra cosa. Traspasando la superficie externa se avizora el horizonte de un destino trágico.

¿Cómo lo han visto nuestros artistas?  Un poeta, Gregorio Reynolds, haciendo alusión a la personalidad del caballero en cuestión, buriló con magistral factura el soneto titulado “Loa al rey de las quimeras”:

“Gloria a ti, gran señor a quien venero/ Loco ejemplar, divinamente humano/ De Francisco de Asís eres hermano/ Y hermano de Don Juan, el pendenciero. / Necesitan, señor aventurero, / tu amparo la mujer, tu odio el villano/ y, eterno Rocinante, el vulgo vano, / tu luciente espolín de caballero. / Compendias a Jesús y a don Rodrigo/ de Vivar... Los poetas cuando sales,/ ávido de imposibles, van contigo, /porque el gran Don Miguel  te hizo en sus males/consejero leal y buen amigo. / Tú por él y él por ti sois inmortales”.

Un día llegó el famoso hidalgo a Chuquiago Marca en la pluma de Juan Francisco Bedregal. “Don Quijote en la ciudad de La Paz”, es el título del relato. Es una prosa inimitable la de Cervantes, pero varios lo han intentado; desde aquel Avellaneda de la versión apócrifa, hasta Juan Montalvo de “Los capítulos que se le olvidaron a Cervantes”. Bedregal hizo una proeza al acercarse, por imitación,  al estilo y fina ironía de la obra original. Según nos cuenta,  Don Quijote sabía que “aún existen doncellas que han menester del amparo de mi lanza”, y también que “abundan en Bolivia malandrines y follones”.  El anhelo de justicia es lo que le impele a recorrer por los caminos. En un lugar donde reina precisamente la injusticia, no es raro que le hubiese ido bastante mal a nuestro héroe. “Y así – nos dice Bedregal al concluir su relato -, inerme, desolado, andrajoso, sin escudero y sin caballo, salió de la ciudad  heroica de La Paz, para no retornar nunca”.

La iconografía del Quijote ha ido evolucionando igual que la interpretación  literaria. Un muralista boliviano de gran reputación, Wálter Solón Romero, lo representa acosado por unos perros furiosos. ¿Qué simbolizan esos canes? Según el periodista peruano Wálter Chávez, simbolizan “la injusticia, la corrupción, el despotismo, la represión militar, el exilio...”.  La serie mencionada ilustra los cuentos  de una “antología del  terror político”, titulada  “El Quijote y los perros”. Dibujantes y escritores siempre  han disputado el honor de diseñar  la versión más fidedigna del héroe Manchego.

En un salón de Madrid se exhibe el cuadro más expresivo del dramático contraste: la idealidad sublimada y la prosaica existencia material. Se lo ve al Quijote de hinojos mirando con ansiedad el cielo; mientras que junto a él su escudero, Sancho, pegado a la tierra, come tranquilamente.

El autor es escritor, miembro del PEN Bolivia.

Acerca del autor:
Demetrio--Reynolds-
Demetrio Reynolds
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día