Siguenos en:
Lunes
 24 de Junio de 2019
Editorial
Hablemos de programa
Editorial
Miércoles,  30 de Septiembre, 2009

Los candidatos del MAS, Evo Morales Ayma y Álvaro García Linera, han rechazado cualquier posibilidad de debate antes de las elecciones del 6 de diciembre y se refieren con un descarado desdén hacia sus oponentes, a quienes acusan de no tener un programa serio de gobierno. Con esa postura tan insolente, los postulantes oficialistas pretenden librarse de casi cuatro años de gestión, como si la ciudadanía esté obligada a hacer borrón y cuenta nueva para otorgarles otra vez el voto de confianza mayoritario.
“Miente, miente, que algo quedará”, dicen los teóricos de la demagogia y con esta estrategia, el vicepresidente García Linera ilustra con las abultadas reservas internacionales que sobrepasan los 8.500 millones de dólares, lo “bien” que lo han hecho en materia económica. Con la misma desfachatez afirma que “plata hay” en este país y que hay de sobra para darle rienda suelta al jurásico capitalismo de estado.
La población pronto podrá ver si toda esa plata –que no es producto de ningún mérito gubernamental sino de los exportadores y de los bolivianos que se rajan el lomo en Madrid o Buenos Aires-, por lo menos le alcanza al Gobierno para convertir a YPFB en una verdadera empresa petrolera, para que deje de ser una ine-ficiente repartidora de garrafas y un nido de corruptos.
Es verdad que hay plata, de eso nadie se queja, pero se está produciendo menos y disminuye el volumen de las exportaciones, que durante los últimos cuatro años alcanzaron marcas históricas gracias a los excelentes precios internacionales. Esta coyuntura tan favorable le sirvió al MAS para derrochar en bonos y contratar supernumerarios, especialmente en las minas nacionalizadas, donde no se invirtió en mejorar la producción y hoy la Comibol está llegando a los temibles déficits que provocaron el derrumbe del sector a principios de los años 80.
Los que entienden mejor de economía que el vicepresidente dicen también que hay plata, pero que en gran parte es gracias al aumento del narcotráfico que, sin duda alguna, le ayudó al Gobierno a blindar al país contra la crisis. Es tal el auge de la producción de cocaína, que ahora están surgiendo los cocaleros “informales”, tal como lo ha denunciado el propio presidente Morales.
Los candidatos-gobernantes están hablando de producir autos eléctricos, de poner en órbita un satélite y de industrializar el litio, pero ni siquiera han sido capaces de poner en marcha una planta separadora de gases, que constituye la fase más simple de la industrialización del gas natural. Y recordemos que ésta fue justamente la bandera para impulsar la nacionalización de los hidrocarburos, sector que acaba de reportar un decrecimiento del 13 por ciento en el primer semestre del 2009 y que presenta un negro horizonte, debido a la pérdida de los mercados.
Cuatro años no son nada, aunque han sido abundantes para arremeter contra el aparato productivo nacional, propiciar un desmesurado aumento de las importaciones, destruir la industria del gas, eliminar importantes mercados no sólo para el gas sino para el sector textil y agropecuario. Si eso es todo lo que tienen para ufanarse y hablar con desprecio, el debate parece innecesario.

Los candidatos del MAS hablan de su programa como si los últimos cuatro años no contaran a la hora de evaluar sus capacidades.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día