Siguenos en:
Miércoles
 22 de Mayo de 2019
Editorial
Editorial
Guerra contra la diabetes
Jueves,  15  de Noviembre, 2012

En Bolivia causan estragos enfermedades que han sido erradicadas o superadas hace mucho tiempo en la mayoría de los países del mundo. Diarrea, pulmonía, malaria, mal de rabia, tuberculosis y otros males fácilmente prevenibles con higiene y algo de información, son causantes de miles de muertes cada año y para colmo de males, el país es también el blanco de los males del Siglo XXI, especialmente de la diabetes, una patología que afecta a casi un diez por ciento de la población, lo que implica alrededor de un millón de personas.

En realidad esos son cálculos aproximados que hace la Organización Mundial de la Salud, porque desde 1980, el Gobierno no ha realizado ningún estudio para determinar la verdadera incidencia de esta enfermedad, lo que da una idea, sin embargo, del descuido en el que hemos caído, pese a que, por las demandas hospitalarias, por la mortalidad y los problemas colaterales que sufren los diabéticos, se sabe que la prevalencia es muy grande.

Para conocer el drama que están viviendo muchos bolivianos en relación a la diabetes, solo hace falta visitar las salas de hemodiálisis, donde peregrinan con mucho sacrificio los enfermos renales. Quienes tienen la suerte de contar con los recursos necesarios sufren menos, pero hay de aquellos que deben acudir a los hospitales públicos, donde el tiempo de espera incrementa el calvario de los pacientes.

Por donde se mire el problema, hay falencias que impiden atacar con eficacia a la diabetes. No existe el suficiente número de especialistas en el sistema público y privado, el tratamiento es costoso y, como se dijo al principio, las prioridades sanitarias del país son demasiado básicas como para añadir otras complicaciones, entre las que figura por supuesto el cáncer, los males coronarios y el Sida, epidemias que nos atacan con fuerza y nos agarran totalmente
desguarnecidos.

La diabetes es un problema de salud que deviene de los malos hábitos alimenticios de la población y del poco apego que existe hacia el ejercicio físico. Y así como la diarrea y los males respiratorios, principales causantes de muerte en Bolivia, se curan con información básica sobre higiene personal, en este caso el remedio también es la educación y la concienciación, pero obviamente esas no son herramientas que nuestros políticos están acostumbrados a utilizar, pues son más partidarios de invertir en infraestructura que lleve la foto del presidente en la fachada, aunque después no haya ni camillas para equipar ni médicos para que atiendan al público.

La sociedad de organiza como puede, surgen grupos de auto-ayuda, las entidades de beneficencia hacen lo propio, pero las políticas públicas son indispensables para crear mecanismos que ayuden a la detección temprana, la formación de recursos humanos que encaren el problema y coordinen el tratamiento de los pacientes y sobre todo para realizar un manejo integral del problema, que involucre a las escuelas, los medios de comunicación y la sociedad civil. No es posible que, por ejemplo, Educación Física, la única materia que permanece los 12 años del colegio, no sirva ni siquiera para impartir conceptos básicos sobre el cuidado de la salud. Las empresas pueden cooperar con el cuidado del bienestar de sus trabajadores y de esa manera todos involucrarse en un asunto que es de vida o muerte. Apenas hace falta una dosis de creatividad.

Por donde se mire el problema, hay falencias que impiden atacar con eficacia a la diabetes. No existe el suficiente número de especialistas en el sistema público y privado, el tratamiento es costoso y, como se dijo al principio, las prioridades sanitarias del país son demasiado básicas como para añadir otras complicaciones, entre las que figura por supuesto el cáncer, los males coronarios y el Sida, epidemias que nos atacan con fuerza y nos agarran totalmente desguarnecidos.
 

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día