Siguenos en:
Viernes
 22 de Enero de 2021
El dia te recomienda
Empoderamiento femenino
Progreso. Los emprendimientos encabezados por mujeres en el mercado boliviano cada vez son más numerosos. El cambio es clave para lograr una equidad de género.
Domingo,  14 de Julio, 2019
Empoderamiento-femenino

Todas las mañanas despiertan motivadas por un mismo sueño. Se visten a toda prisa, preparan el desayuno al vuelo, conducen hacia el colegio de sus hijos y luego hacia el sitio donde trabajarán hasta la hora del almuerzo. Entonces salen en busca de sus retoños, almuerzan y nuevamente retoman su jornada laboral.

Pero no, ellas no cumplen horarios de oficina. Su trabajo requiere arduo esfuerzo y dedicación, por lo que se quedarán hasta que sea necesario. Quizá pasadas las nueve de la noche. Llegarán a casa una hora después, con el cuerpo cansado y el corazón contento, listas para acostarse. Sus hijos descansan tranquilos y ellas también lo harán, sabiendo que la extenuante labor de ese día valió la pena. Después de todo, ahora son emprendedoras: trabajan para sí. Este relato puede variar en algunos puntos, pero en esencia describe la vida de aquellas mujeres que un día decidieron ir más allá de sus propios límites. Se permitieron soñar y creyeron en sí mismas; fórmula secreta de su éxito. Y atención, porque este grupo no se detiene. Cada día suman más. 

Vitales para el flujo de la economía
Además de diseñar y establecer negocios, los emprendedores desempeñan un rol fundamental en el desarrollo de la economía global. Entre los principales aportes que realiza la puesta en marcha de sus proyectos se encuentra la generación de empleo, la creación de nuevas empresas, así como el mejoramiento de la calidad de vida a través de sus propuestas innovadoras. Asimismo, los emprendedores también tienen la capacidad de establecer nuevos mercados a partir de los cuáles surgen ideas de parte de otros nuevos emprendedores. 

Crecimiento empresarial en el país
Según el Indice Global de Emprendimiento, realizado por GEDI (The Global Entrepreneurship and Development Institute por sus siglas en inglés), la región de América del Sur es la más alta en promedio de habilidades de inicio e innovación de productos. Tal vez por ello es que en Bolivia se ha registrado un crecimiento del 4% con relación a la Base Empresarial Vigente mayo 2018-2019. De acuerdo con la publicación Estadísticas del Registro de Comercio en Bolivia edición mayo 2019, alrededor de 320.294 empresas estaban legalmente registradas en el país hasta esa fecha. 

De manera similar, en el departamento de Santa Cruz el crecimiento empresarial en este campo fue de un 5% con relación a la gestión 2018. Es decir, hasta el mes de mayo del presente año se tenían registradas un total de 93.301 empresas en el departamento: aproximadamente 5 mil nuevas compañías más. 

Mujeres a la cabeza
Casi 130 millones de mujeres en todo el mundo lideran proyectos empresariales de distinto tipo, según información del Observatorio del Emprendimiento. Asimismo, el informe especial GEM (Global Entrepreneurship Monitor por sus siglas en inglés) sobre emprendimiento femenino revela que, en los últimos dos años, la actividad emprendedora de las mujeres ha aumentado un 10% mientras que la diferencia de género se ha estrechado en un 5%. 

A ello se suma el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), cuyos cálculos sostienen que dos de cada cinco pequeñas y medianas empresas en América Latina son lideradas o de propiedad total o parcial de féminas. Y es que, en principio, una gran cantidad de mujeres latinoamericanas se ven motivadas a emprender negocios propios debido a la necesidad de crear nuevas fuentes de ingreso que mejoren su economía familiar.

Sobre este punto, la coordinadora de la Unidad de Género del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), Violeta Domínguez, explica, en una publicación de la entidad sobre mujeres empresarias, que la organización social de la economía ha estado tradicionalmente marcada por un fuerte sesgo de género y eso ha conducido a que en líneas generales “muchas de las mujeres que crean empresas lo hagan motivadas por la necesidad y no por la oportunidad”.

De hecho, la experta considera que los estereotipos de género en torno a las habilidades, la fuerza, el liderazgo y la maternidad de las mujeres han generado percepciones y obstáculos que ralentizan el crecimiento de las empresas lideradas por féminas con respecto a las de los hombres. Como resultado, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en un intento de superar los obstáculos que limitan el desarrollo empresarial de las mujeres, propuso el Modelo de Intervención para el Desarrollo Emprendedor de las Mujeres que busca empoderar económicamente a las féminas y el crecimiento de sus empresas.

Un movimiento que toma fuerza en la región
Los estudiantes de la universidad Ucatec en Cochabamba realizaron un estudio a redes de emprendedores establecidos en el territorio. Como parte de los resultados preliminares de dicha investigación, el periódico Los Tiempos dio a conocer que en Bolivia el 58% de los emprendimientos iniciados fueron puestos en marcha por hombres. No obstante, el análisis también mostró que cada año el porcentaje de mujeres emprendedoras continúa creciendo (42%) puesto que ellas asumen en mayor medida distintos retos tales como llevar adelante un negocio propio, adoptando, de esta manera, un rol importante en el desarrollo económico de su familia. 

La Cámara de Mujeres Empresarias de Bolivia refleja este crecimiento. La institución, cuya creación se remonta al año 2016, tiene hasta el momento cuatro filiales distribuidas en todo el país (Santa Cruz, La Paz, Cochabamba y Sucre) donde cientos de mujeres bolivianas han generado lazos de amistad, cooperación y comercio entre sí.

“Las mujeres que comienzan sus emprendimientos están en el foco de atención de la organización. Nos esforzamos en ayudarles a alcanzar esa libertad económica tan esperada. Si una persona desea ser parte de esta red de féminas emprendedoras, debe cumplir con los siguientes requisitos: ser mujer, poseer emprendimientos y, finalmente, tener ganas de superación”, sostiene Mónica Lohse, vicepresidenta de la institución.

Testimonios que marcan la ruta
No hay nada mejor que escuchar los consejos de una persona que ha pasado ya por el mismo camino. La experiencia tiene un valor incalculable, eso lo sabemos bien. Por esa razón, este medio se puso en contacto con cuatro mujeres que han emprendido negocios en el país. Con espíritu creativo y enérgico, estas féminas han superado los desafíos que se les hayan cruzado en el camino, demostrando que la confianza en uno mismo es la herramienta más importante y valiosa. 

Cuando se le consulta a Amelia Solorzano, fundadora y dueña de Patra, sobre los motivos que apoyaron la creación de su empresa, ella afirma que todo comenzó como una forma de buscar ingresos para su familia, puesto que atravesaba momentos difíciles. “Fue un emprendimiento por necesidad. Yo tenía formación en corte y confección. Por aquel entonces, en Yacuiba había el 'boom' de venta de ropa. Así empezó”.

Por el contrario, Renata Freitas, fundadora de Paprika Branding, explicó que cuando ella llegó a Bolivia se percató que el trabajo que realizaba en Brasil (desarrollo estratégico y gestión de marcas) no era todavía muy conocido en el país. De esa manera, ella se decidió a incursionar en el rubro y abrir mercado.

No obstante, ambas empresarias coincidieron en que las dificultades a la hora de emprender un negocio propio no faltan. “He superado muchos obstáculos a lo largo del camino. Es necesario tener paciencia y actuar con persistencia hacia sus objetivos para superarlos”, comparte Freitas. Por su parte, Solorzano destaca la importancia de hacer 'oídos sordos' a los comentarios negativos. “Aprendí a creer en mí y a percibir mis fortalezas. Nada nos puede detener si estamos convencidas de nuestra fuerza interior”, considera Solorzano.

Sobre este último punto, Sandra Bayá, fundadora de la empresa Frutté, está más que segura. Al principio, cuando empezó con la fabricación de sus productos (té de frutas), muchas personas solían decirle que nadie lo consumiría, pues hasta ese entonces era algo nuevo y desconocido en el mercado. Sin embargo, ella estaba segura de la calidad de su producto e hizo caso omiso a este tipo de opiniones. “Es así que en el tercer año empezamos a exportar nuestro producto a Italia, Alemania y, posteriormente, Japón”.

Actualmente, Bayá tiene un nuevo emprendimiento sobre la línea de productos naturales.

Por otra parte, Gabriela Flores, fundadora y dueña de Kirah Design, una empresa especializada en la fabricación de piezas de arte en madera, añade que como emprendedora social se dedicó a pensar que debía hacer diferente para que su negocio resulte exitoso. “Nadé contra corriente y logre posicionar una marca propia con una personalidad muy definida, manteniendo siempre sus valores”, declara Flores.

Finalmente, estas cuatro mujeres brindan consejos muy distintos a todas aquellas que desean emprender su propio negocio. Desde la capacitación como instrumento principal, hasta la perseverancia y el conocimiento del potencial personal. Tal y como dijo Flores: “el camino del emprendedor no es nada fácil, pero la satisfacción de hacer lo que uno sueña, trabajar para mejorar el país en el que vivimos y poder crear algo nuevo es la mejor recompensa que uno puede tener”.

"Los estereotipos de género han generado percepciones y obstáculos que ralentizan el crecimiento de las empresas lideradas por mujeres 

Violeta Domínguez
Actual representante de ONU Mujeres en Bolivia

Silvia Fernandez T. sfernandez@eldia.com.bo
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día