Siguenos en:
Domingo
 26 de Mayo de 2019
El dia te recomienda
Tribuna
Gimnasio auténtico para todos
Domingo,  18  de Febrero, 2018

El pasado miércoles, llamado Miércoles de Ceniza, un buen número de cristianos, recibimos libremente, sobre nuestras cabezas la ceniza. Por este rito, hemos entrado en la Cuaresma, reconociéndonos pecadores, que queremos emprender un itinerario de purificación hacia la Pascua: en penitencia, escucha frecuente y atenta de la Palabra de Dios y con prácticas de las obras de misericordia.

Hoy, domingo de tentación, propiamente es el inicio de la Cuaresma, tiempo de conversión o de cambio espiritual que tiene una incidencia en nuestra vida social, tanto personal como comunitaria. Conversión a Cristo, en arrepentimiento y penitencia, que nos lleva a vivir de acuerdo con sus enseñanzas. La verdadera conversión nos lleva a tomar conciencia de la debilidad humana, a través de la luz de la Palabra. La liturgia de la Iglesia de este tempo cuaresmal nos ofrece abundantes lecturas para ayudarnos en el proceso de conversión.

Al leer hoy las tentaciones de Jesús en el desierto, nos presentan al Jesús hombre, tentado como toda persona, pero dándonos la enseñanza de cómo vencer las tentaciones. Jesús vive en oración, penitencia y en escucha humilde de la Palabra del Padre. En el desierto se entrena a luchar contra Satanás, lucha que perdurará hasta su muerte en Cruz. Las tentaciones estaban dirigidas a apartar a Jesús de su misión en el mudo.

El llamado de la Palabra de Dios a lo largo de la Cuaresma es una convocatoria a ser fieles a Dios, una llamada a vivir como hijos de Dios, a ser santos o buenos, practicando la justicia. Nos orienta para que vivir con obras concretas que Jesús sintetiza: en la oración, el ayuno y las obras de misericordia. Todas estas acciones, según Jesús, deben hacerse no para ser vistos y alabados, sino para agradar a Dios Padre que ve todo lo que hacemos.

La Palabra de Dios y nuestra Madre la Iglesia nos invitan a entrar en un gimnasio auténtico, válido y necesario para todos, donde se renueven y acrecienten nuestros músculos espirituales, para encontrarnos con Dios en mayor profundidad, en medio de este mundo injusto y corrupto, que nos está llevando a un suicido humano y espiritual. Es en este mundo injusto donde debemos vivir la Cuaresma en cambio y conversión.

No hace falta mucha inteligencia para darse cuenta de que unos pocos viven en abundancia y muchos en pobreza. Esto es injusto. Unos pocos tienen el poder, la opinión, la plata, el comercio en bien propio, aplastando a los otros. Constatamos como se margina, se ofende la dignidad humana, se priva de la libertad y se hacen leyes injustas. También en la familia se nota la injusticia cuando por la indiferencia, incomprensión, egoísmo y tantas otras acciones se falsean las relaciones personales, se alienan a las personas. Estamos ante un mundo donde se quiere silenciar la presencia de Dios. Esto es también injusto. La cuaresma es el paso de Cristo por este mundo injusto para hacerlo humano y cristiano.

Sucre, 18 de febrero de 2018. 

Acerca del autor:
Jesus-Perez-
Jesus Perez
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día