Siguenos en:
Viernes
 23 de Agosto de 2019
Internacional
Editorial
500 años para atrás
Miércoles,  13  de Febrero, 2019
500-anos--para-atras

Cuando éramos chicos repetíamos una suerte de trabalenguas o estribillo que decía “Arica-La Paz, un paso para atrás”, haciendo alusión al Tratado de 1904, que sepultó casi para siempre el acceso al Pacífico.

Decimos “casi siempre” porque el tiro de gracia de las aspiraciones bolivianas se produjo después de la desatinada demanda presentada ante los tribunales internacionales por el régimen actual, que pensó que el mar se convertiría en la llave de la perpetuidad.

No cabe duda entonces, que con el fracaso ante La Haya no dimos uno, sino 140 pasos atrás y nos fuimos directo al precipicio en el reclamo ante Chile.

Pero ese no es el más grande retroceso que se ha dado en nuestro país en los últimos tiempos. Con el gas estamos en una situación muy precaria que nos retrotrae a los tiempos previos a la Capitalización y obviamente nos pone en riesgo de repetir ese mecanismo desesperado para atraer inversiones. No solo ha fallado la nacionalización porque no fue capaz de dinamizar la industria, sino también porque fracasó la industrialización y fue un engaño la cantaleta que tanto se repetía en el 2003: “gas para los bolivianos. Los que mejor han aprovechado nuestra energía son los argentinos y brasileños y el dinero que pagaron, ese sí que “se hizo gas”.

Con el litio venimos esperando hace treinta años por un socio que nos ayude a explotar e industrializar esa enorme riqueza, tan significativa y mucho más prometedora que el gas natural. Se han desechado numerosas propuestas realizadas por países de todos los continentes, por naciones serias como Alemania y por empresas de gran prestigio internacional.

Ninguna convenció al Gobierno, que desde un principio se trazó el principio “socios y no patrones” que no siempre ha respetado y que más bien ha manejado de acuerdo a “la cara del cliente” y al provecho de los que firman los contratos. Este criterio se ha aplicado incluso por encima del valioso patrimonio natural, de reservas y parques nacionales que han sido servidos en bandeja de plata a las empresas petroleras y sin importar la voluntad de los pueblos originarios, cuyos territorios han sido avasallados con la misma arbitrariedad de los conquistadores españoles.

Precisamente hasta esas épocas hemos retrocedido con el litio, pues el Gobierno acaba de entregarle a una empresa china un contrato que le permite llevarse la materia prima hasta Shanghai o Pekín, donde fabricarán las codiciadas baterías que luego compraremos alegremente, como sucede con tantas baratijas que nos llegan desde esas latitudes. Estos 500 pasos hacia atrás equivalen a regalar nuevamente el Cerro Rico lleno de plata a los españoles.

El papel firmado con los chinos establece la inversión de 2.300 millones de dólares en la construcción de dos plantas de procesamiento, pero todos sabemos el destino que ha tenido la mayoría de los negocios que se han hecho en los últimos años con la nación asiática. Solo falta nombrar un virrey... o mejor dicho, un mandarín.

El Gobierno acaba de entregarle a una empresa china un contrato que le permite llevarse la materia prima hasta Shanghai o Pekín, donde fabricarán las codiciadas baterías que luego compraremos alegremente, como sucede con tantas baratijas que nos llegan desde esas latitudes.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día