Siguenos en:
Lunes
 11 de Noviembre de 2019
Internacional
Internacional
Un total de 12 sacerdotes fueron asesinados en lo que va del 2018
Miércoles,  2 de Mayo, 2018
Un-total-de-12-sacerdotes-fueron-asesinados-en-lo-que-va-del-2018-

En los primeros meses de 2018 un total de 12 sacerdotes fueron asesinados de forma violenta. Existe una media de 11 días de intermedio. La violencia contra los varones de vida consagrada se registró en cuatro continentes: África, América, Asia y Europa, según un artículo de Cameroon Doody para Religión Digital.

El recuento indica que cuatro sacerdotes perdieron la vida en Malawi, la República Centroafricana y la República Democrática del Congo, del continente africano, entre enero y marzo. En América, seis curas fueron asesinados: uno en El Salvador, otro en Colombia y cuatro en México, país considerado especialmente "peligroso" para los servidores de la Iglesia Católica, según Doody. También se reportó la muerte violenta de un clérigo en India (Asia) y otro sacerdote en Alemania (Europa).

La víctima más reciente se registró este 1 de mayo, durante el ataque a una iglesia en la ciudad de Bangui (República Centroafricana), donde murieron al menos 16 personas, entre ellas un sacerdote, según reporte de ACI Prensa.

Según Doody, la muerte violenta de hombres al servicio de la iglesia se debe a factores como la guerra, tensiones políticas y crimen común u organizado, entre otros, peligros a los que comúnmente está expuesta la población civil. 

Casos

P. Joseph Désire Angbabata, muerto el 24 de marzo en los conflictos de la República Centroafricana tras un ataque a la parroquia de Seko.

P. Florent Mbulanthie Tulantshiedi, estrangulado en marzo a la orilla del Río Kasai, posible víctima del régimen brutal del Joseph Kabila en la República Democrática del Congo.

P. Alain Florent Gandoulou, asesinado el 22 de febrero en Berlín. Según las hipótesis que se manejan fue perseguido por las tensiones étnicas de su Congo natal.

P. Tony Mukomba, muerto el 18 de enero víctima de la extorsión de delincuentes callejeros en Malawi, África.

P. Rubén Alcántara Díaz, asesinado en México, el 18 de abril, al parecer víctima de un criminal común.

P. Juan Miguel Contreras, el 20 de abril, murió violentamente en México (Jalisco) tras ser apuñalado en su parroquia mientras impartía el sacramento de la reconciliación.

P. Germaín Muñiz García y el P. Iván Jaimes, ambos muertos en México, al parecer por haber caído en manos del crimen organizado.

P. Walter Osmir Vásquez Jiménez, fue abatido el 29 de marzo en El Salvador presumiblemente por pandilleros de la Mara Salvatrucha.

P. Dagoberto Noguera (Colombia) perdió la vida el 10 de marzo en manos de personas a las que quiso ayudar, migrantes venezolanos.

P. Xavier Thelakkat (India) murió el 1 de marzo apuñalado por un exsacristán con problemas mentales. 

P. Albert Toungounmale Baba, muerto el 1 de mayo en un ataque a su parroquia en Bangri, República Cetroafricana.

Cameroon Doody en su artículo afirma que si bien los sacerdotes pueden morir como cualquier otro ciudadano víctima de violencia u otros factores, lo cierto es que su trabajo y servicio los ponen en una situación "especial" de riesgo, pero que los sacerdotes "no han hecho más que seguir el ejemplo de su Señor por muy dolorosas que nos parezcan sus muertes".