Siguenos en:
Viernes
 24 de Mayo de 2019
Portafolio
Hombre clave del 'espionaje'
Trama rusa embajador deja EEUU
Sergéi Kislyak es el hombre que tenía y tiene las claves del mayor escándalo del siglo en Washington.
Lunes,  24 de Julio, 2017
Trama-rusa-embajador-deja-EEUU

Moscú retira del juego a su hombre en Washington. Sergéi Kislyak, el personaje más misterioso y ubicuo de la trama rusa, abandona la Embajada. Tras casi 10 años en el puesto, este diplomático algo rechoncho y extremadamente educado regresa a su tierra en un momento crucial de las relaciones y con un interrogante que le perseguirá hasta el fin de sus días. ¿Cuál fue su papel en el caso? 

Nadie tiene aún la respuesta, pero jefe de una operación secreta o simple embajador, atrás deja un escándalo que amenaza con arrasar la Casa Blanca. El sueño de cualquier espía.

Un embajador 'tóxico'. Su salida fue comunicada escuetamente en la cuenta de Twitter de la Embajada como un "fin de misión". Su sucesor no ha sido designado aunque se especula con Anatoly Antonov, antiguo viceministro de Asuntos Exteriores.

Kislyak, de 66 años, se había vuelto tóxico. La propia Administración Trump, tan proclive a Putin, sufrió su veneno. Primero fueron sus conversaciones con el teniente general y antiguo director de la Agencia de Inteligencia de la Defensa, Michael Flynn. Las mentiras sobre su contenido forzaron su dimisión cuando llevaba solo 24 días como consejero de Seguridad Nacional.

Segundo golpe. El siguiente en sentir su tacto eléctrico fue el fiscal general, Jeff Sessions. En sus audiencias de confirmación ante el Senado, ocultó que se había reunido dos veces con el embajador durante la campaña electoral. Al destaparse la verdad, el incendio alcanzó tales proporciones que, para salvarse, se recusó en todo lo relacionado con el caso. Una mutilación que desde entonces le ha impedido controlar la investigación del FBI, la pesadilla de Trump.

El tercer golpe. El tercer golpe llegó cuando se descubrió que Kislyak también se había reunido con el yerno del presidente, Jared Kushner. En la mismísima Torre Trump, el chico de oro le había pedido al siempre amable embajador que le abriera un canal secreto y directo con Putin. Dicho de otro modo, que fuera Rusia quien, de espaldas a la seguridad nacional estadounidenses, dispusiera la forma de comunicación con el mismísimo presidente de Estados Unidos. A diferencia de los otros, Kushner se salvó por su proximidad a Trump. 

Apoyo a sanciones. La Casa Blanca cambió de postura y expresó su apoyo a endurecer las sanciones contra Rusia, como prevé un proyecto de ley en el Congreso.

autor : AFP
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día