Siguenos en:
Domingo
 15 de Diciembre de 2019
Portafolio
Evo busca votos en Espa?a
?Es o no es verdad?
Miércoles,  16 de Septiembre, 2009

José Gramunt de Moragas • s.j. La visita triunfal de Evo Morales a Madrid ha sido otra de las geniales jugadas electoralistas de ese maestro del populismo. Aquel rudo dirigente cocalero devenido a Presidente, que hasta hace poco repetía denuestos contra los 500 años, la colonización, y demás lindezas con las que el aymara pura sangre había denostado a la monarquía española, por cierto, por fin se retractó, como corresponde a un caballero. Madrid lo recibió como a un príncipe.
El domingo pasado había sido vitoreado por un nutrido grupo de migrantes bolivianos que enarbolaban la wiphala indigenista, además de algunos nostálgicos comunistas españoles con sus banderas rojas ornadas con la ajada hoz y el martillo, y de algunos republicanos, con su estandarte repintado de morado funerario.
La fiesta llenó más de la mitad del aforo de la plaza de toros de la ciudad de Leganés, aledaña a Madrid: unos 10.000 asistentes. Muchos de ellos tuvieron que esperar cuatro horas para ver al “jefe”. Más tres horas que duró el espectáculo, total 7 horas para escuchar la arenga de Evo Morales, su infaltable diatriba contra la instalación de bases militares norteamericanas en Colombia --que no venía a cuento-- , el informe de la embajadora y otros entretenimientos. Un buen número de los asistentes --explica nuestro corresponsal—“tuvieron que abandonar el coso (plaza de toros en la jerga taurina) porque no pueden darse el lujo de trasnochar y hay que tomar el metro para llegar a sus hogares. El lunes había que volver a las humildes labores que les permiten sobrevivir aquí”.
Vistas esta pinceladas folclórico-electoralistas, una justificación de este viaje es la de negociar alguna solución a los miles de ciudadanos bolivianos que no han logrado pasar por las angostas puertas del acuerdo europeo de Schengen, el cual condiciona el establecimiento legal de extranjeros. Y esto vale para todos los países de la Unión Europea, sean repúblicas o reinos. (Nota de redacción: España es un reino, no una república, como se le deslizó a Don Evo; lo mismo que Bolivia ya no es República sino Estado Plurinacional)
Si pues, hablamos de migrantes a quienes se les pide el voto. La inmensa mayoría dejó el país porque no encontraba empleo y se arriesgó a todo porque su Gobierno se ocupaba con mayor ahínco de la propaganda política machacona que de crear puestos de trabajo. Lo mejor que Evo pudo haber hecho es asegurar trabajo para que los que se fueron, vuelvan a la tierra que les vio nacer.
Pues parece que el Gobierno español está bien dispuesto a echarle una mano a Evo Morales. El año pasado le regaló 350 ambulancias que, sin duda, han de influir en las intenciones de voto. Además, ha anunciado la condonación 70 millones de euros de la deuda, de los cuales, el 60 por ciento será de libre disponibilidad del gobierno, y el otro 30 por ciento debe ser destinado a programas educativos y de desarrollo. No obstante, Morales remachó que “Bolivia quiere socios y no dueños”. El Rey complementó que España espera de Bolivia “reglas claras” y que se despejen las incertidumbres sobre las empresas españolas que invierten en Bolivia. Quiero creer que, con tanto folclore y condonación, las relación entre los dos países sea más fraterna.