Siguenos en:
Martes
 16 de Julio de 2019
Encuentro
Prueba de fuego
Sábado,  7 de Mayo, 2011

La atención de salud a las personas mayores de sesenta años que no cuentan con ningún seguro de salud se ha convertido en un auténtico problema para el municipio cruceño, una vez que el extinto Seguro de Salud Gratuito para la Vejez financiado en un sesenta por ciento por el Tesoro General y un cuarenta por ciento por el Municipio, ha dado paso al Seguro de Salud para el Adulto Mayor (SSPAM). Este último, hace al municipio único ente responsable de su gestión y financiamiento, solventado por disposiciones legales en una fuente plural de recursos municipales, siendo los principales los recursos de Coparticipación tributaria, Impuesto Directo a los Hidrocarburos e ingresos propios.

Ello implica la disponibilidad de la infraestructura básica con énfasis en la geriatría para brindar una atención de salud de calidad a las personas de edad avanzada. Conlleva asimismo, la responsabilidad de contar con el número suficiente de recursos humanos especializados o, al menos, capacitados –entre personal médico, de enfermería y otro de apoyo- para cumplir adecuadamente las funciones de prevención, tratamiento y rehabilitación a pacientes de suyo caracterizados por multipatologías complejas tanto por su cronicidad como por la edad. Esta necesidad se hace más patente cuando se reconoce que la mayor parte de las enfermedades de la senectud está en etapa tardía

En las actuales circunstancias, el Municipio se está viendo en figurillas a la hora de contar con centros médicos para la atención de los enfermos de la tercera edad. La tarea de construir una red de salud para la atención del adulto mayor, como señalan las disposiciones legales, ha encontrado a las autoridades municipales más ocupadas en resolver el agudo conflicto de restaurar la unilateral suspensión de la atención a los enfermos por parte de la Caja Nacional de Salud. La sola manifestación de los principales hospitales de la ciudad de no hacerse cargo de la atención del adulto mayor por falta de infraestructura y personal, resulta una señal durísima y desalentadora.

La coyuntura está ofreciendo al Municipio una auténtica prueba de fuego, la misma que debe ser superada por la vía de la coordinación interinstitucional, donde la Gobernación juega un papel destacado y las fuerzas vivas de la colectividad están llamadas al protagonismo. Como no había sucedido antes, la necesidad de un auténtico control social salta a la palestra, aunque esta vez debe estar despojado del clientelismo político y la supeditación a intereses de grupo. La vigilancia de la ciudadanía está exigiendo el lugar que le corresponde. Por otra parte, se avizora la urgencia de establecer una red de servicios para la atención de salud del adulto mayor, con equipamiento e insumos.

Esto significa asimismo, otro enfoque de la gestión de la salud, con mayores responsabilidades y exigencias, puesto que el marco jurídico y legal se presenta más duro y exigente. El Municipio, si bien tiene toda la responsabilidad, requiere del apoyo sustantivo y constante de la Gobernación, del propio Gobierno central y de la colectividad representada en los comités de vigilancia. Ofrecer calidad de atención de salud al adulto mayor puede convertirse en una experiencia vital y ejercicio ejemplar para encarar los desafíos del Seguro Universal de Salud. Pero antes, conviene que el Municipio supere cuanto antes esta prueba de fuego, con todos los recursos a su alcance.

Ofrecer calidad de atención de salud al adulto mayor puede convertirse en una experiencia vital y ejercicio ejemplar para encarar los desafíos del Seguro Universal de Salud.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día