Siguenos en:
Miércoles
 21 de Agosto de 2019
Encuentro
Se trata del jujeño José Miguel Farfán
La 'vida de rey'
En febrero pasado, el detenido fue entregado a la Policía de su país.
Miércoles,  6 de Marzo, 2019
La--vida-de-rey-
Ref. Fotografia: En una ocasión se llegó a colocar una mascarilla de oro en la cara.

Para la carrera narco de José Miguel Farfán (58) bautizado como el Chapo Guzmán del Cono Sur, la justicia nunca fue obstáculo. Aunque pisó varias veces los tribunales y llegó a ser condenado, siempre encontró una mano que le brindó impunidad. Así fue que logró mantenerse prófugo durante cuatro años y refugiarse en Bolivia desde donde siguió manejando el tráfico de cocaína hacia el norte de Argentina. En territorio boliviano lejos de ocultarse se mostraba en público en una vagoneta Hummer de color amarillo viviendo una vida de lujos. En Santa Cruz, Farfán se presentaba como empresario y agricultor mientras la Justicia argentina lo "buscaba" y el Ministerio de Seguridad ofrecía medio millón de pesos a quien ayudara a capturarlo. Hasta que el 13 de febrero pasado cayó capturado por los organismos antidrogas de Bolivia.

Comenzó a invertir en Bolivia. Lejos de los rigores del contrabando de drogas de frontera, Farfán había invertido dos millones de dólares en un condominio y tenía planes para construir otro. Se había casado con una mujer mucho más joven que él y había tenido un bebé. De sus tiempos en Argentina, mantenía una familia con hijos más grandes. Hasta se había vuelto algo coqueto. Luego de su detención se le encontraron una serie de selfies en la que se lo ve pasándola de lujo en un spa con una mascarilla facial de arcilla y otra de oro. Seguramente buscaba también modificar algunos rasgos de su imagen. 

Mientras las autoridades analizan los bienes del narco para una futura causa por lavado de dinero, Farfán tiene casi en puerta un juicio oral en la Justicia federal de Salta por el tráfico de 411,615 kilos de cocaína en avionetas. Sobre él también pesa la acusación de haber coimeado al juez federal de Salta José Antonio "Toto" Torino. De hecho cuando Torino fue juzgado en 2016, él estaba entre los acusados. Pero se fugó y, aunque suene increíble, esta acusación estaría prescripta ahora que fue recapturado.

Prontuariado. En 2004 la Justicia federal de Salta libró la primera orden de captura contra Farfán luego de que no se presentara en la prisión desde donde estaba haciendo salidas transitorias. Por entonces cumplía una condena de cinco años en una causa por narcotráfico. Farfán volvió a caer el 16 de mayo de 2008. Lo detuvo la Policía de Seguridad Aeroportuaria en Tucumán. Sin embargo, en una decisión muy irregular, se le concedió la excarcelación en 2010. La libertad se la dio el juez Torino, quien luego fue condenado por cobrarle una coima al narco.

Una serie de escuchas realizadas por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) revelaron que Torino le llegó a pedir hasta 50 mil pesos y un auto para destrabar el pedido de captura de Farfán que pretendía viajar a España con una gran cantidad de cocaína. En septiembre del año 2013 Gendarmería secuestró unos 411 kilos de cocaína y la droga -introducida al país en avionetas- se le atribuyó a la organización liderada por Farfán. Esa causa quedó a cargo del entonces juez federal de Orán, Raúl Reynoso. Cuando Farfán fue detenido en un control, en 2014, se consultó al juzgado de Reynoso sobre qué hacer y desde allí se ordeno su inmediata libertad. Su captura le significó un golpe duro al narcotráfico afectando millones de dólares.

autor : Argentina/Redacción
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día