Siguenos en:
Viernes
 19 de Julio de 2019
Deportes
Editorial
Admitir los errores y corregirlos
Miércoles,  1  de Febrero, 2017

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, ha admitido que el cambio de gabinete tiene dos objetivos: trabajar por la reelección del presidente Evo Morales y mejorar la gestión para que tenga el reconocimiento ciudadano. Ha mencionado como pilares fundamentales la lucha contra la corrupción y el combate a la burocracia estatal.

Lo primero no es ninguna novedad, pues lo vienen haciendo desde que pusieron el pie en el Palacio de Gobierno. Han sido once años de campaña, proselitismo, constantes viajes, tarima, banderas y mucho derroche, lo que justamente ha derivado en un agotamiento del “modelo” que se ve en figurillas ahora que no hay tanto dinero para seguir fogoneando el espectáculo.

Enfatizar en la gestión es admitir que las cosas se han puesto feas para el Gobierno, no sólo por la crisis financiera que enfrenta por la reducción de los ingresos, sino por la sucesión de errores atribuibles a la excesiva concentración del aparato estatal en la reproducción del poder, un factor que ha contribuido a la desinstitucionalización del país. Este problema fue recientemente señalado por el Organismo de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), cuyos ejecutivos no quieren saber de llevar adelante proyectos con Bolivia, mientras no mejore en este aspecto. Se trata de un revés muy fuerte para el “proceso de cambio”, pues la ONU ha sido uno de los más fieles creyentes de esta etapa política iniciada en 2006.
La postura del ministro revela también que las argucias legales no son suficientes para mantener vivo y asegurar el prorroguismo. De hecho, los voceros del régimen han bajado el ritmo de las propuestas, argumentos y estrategias envolventes, que de manera vertiginosa estuvieron lanzando en los últimos meses y que no hicieron más que irritar a la población, que está esperando las respuestas que ahora señala Carlos Romero, que en palabras textuales dijo: "La mejor manera en que puede trabajar el gabinete ministerial para garantizar la repostulación del presidente, es con una adecuada gestión, eso significa transparencia, eficiencia, eficacia, desburocratización del Estado”.

Lo que no está bien es que las autoridades, que han cumplido más de una década en el poder y que conforman una de las administraciones más longevas, más ricas y con el dominio pleno de los poderes republicanos, siga culpando de todo lo malo que sucede a la herencia que dejaron los gobiernos anteriores. Han tenido tiempo suficiente para trastocarlo todo en el Estado, para llevar adelante sus transformaciones y por supuesto, para mostrar los frutos que, por lo visto, no son del agrado ni siquiera de los conductores, que además de admitir los errores, deben mejorar la “puntería” para no seguir haciendo papelones como ese bombardeo de nubes que está provocando burlas en la población. Los problemas serios requieren acciones sensatas.

No está bien que las autoridades, que han cumplido más de una década en el poder y que conforman una de las administraciones más longevas, más ricas y con el dominio pleno de los poderes republicanos, siga culpando de todo lo malo que sucede a la herencia que dejaron los gobiernos anteriores.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día