Siguenos en:
Domingo
 16 de Diciembre de 2018
Deportes
Tribuna
Al filo del suspenso
Viernes,  18 de Septiembre, 2015

Una tensa calma precede a la proximidad  de la  fecha anunciada. Ese día 24 se sabrá a qué lado se inclinó la balanza de La Haya. También debería incluirse el propio tribunal, con lo que serían tres los actores. Tanto tiene aquel en juego como los litigantes con lo suyo. La CIJ querrá mantener en alto su reputación; pero un fallo desacertado puede socavarla. O tal vez recurra,  como otras veces,  a una fórmula salomónica.

Bolivia enfrenta la tercera batalla. La de las armas lo perdieron los militares. Después los políticos entregaron en bandeja al invasor todo el litoral.  Siguió a la guerra la diplomacia de los “diplomáticos” improvisados,  sin mejor suerte.  Quedaba la última carta, la de los abogados: papeles contra papeles, artículo contra artículo.  Un pleito oneroso y engorroso, pero brillante. ¿Ganarán en su campo los doctores?
Se dice que Chile  duerme con un solo ojo y  vigila con el otro. Acaso sea un  cargo de conciencia por lo que hizo. Vive a expensas de las riquezas ajenas, arrebatas a sus vecinos. Sempiterno enemigo de Bolivia,  destruyó en  Yungay  el proyecto de la Confederación Perú – Boliviana. A la Guerra del  Pacífico siguieron  los abusos de Lauca y Silala. Y no aprendemos la lección. Las fronteras siguen desguarnecidas, y aquí dentro  la pelea también, igual que ayer, cuando Chile invadió  Antofagasta.

¿Qué pasará ahora?  Es inimaginable  que una entidad encargada de velar por la justicia se incline a favor  de quien pretende perpetuar una injusticia. Pero puede suceder. En ese caso, se postergaría la solución del problema hasta las calendas; se reforzaría la posición de Chile respecto al mar  y soberanía; sería más complicado  retomar el diálogo. La  “diplomacia  de los pueblos” se ganaría una lápida por demagógica. El próximo 23 de marzo ya no habría un gran discurso.

El  mar  no depende del fallo en cuestión. Esa es una falsa expectativa. Bolivia fue hasta Holanda  solo en busca de garantía para que el diálogo sea de “buena fe”. La discusión del tema de fondo está en otra perspectiva. Pero si Chile aceptara esa suerte de paternalismo jurídico, se colocaría entre la cruz y la espada. ¿Por dónde la salida? Se ha demostrado que Arica sigue siendo también del Perú, conforme al protocolo  de 1929. Charaña  fue el testimonio de esa realidad.

Entre tanto, sorpresivamente, se politizó  el tema al condicionar la consecución del mar a la permanencia de Evo en el poder,  dejándolos en cuerda floja a los bravos  litigantes bolivianos. No solo eso; al prioriza la ideología a cualquier otra cosa, graves epítetos, como misiles, se dispararon desde el Palacio Quemado hacia Lima: los socios  de la Alianza del Pacífico -donde está Perú junto a Chile, Colombia y México-  son “lacayos del imperialismo”, y que el Perú le estaría “jugando sucio a Bolivia”.  Con tales prendas, ni siquiera un lobby  de buena verba funciona.

El autor es escritor, miembro del PEN Bolivia.

Acerca del autor:
Demetrio--Reynolds-
Demetrio Reynolds
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día