Siguenos en:
Viernes
 24 de Mayo de 2019
Política
Según analistas, el descontento crece y las opciones se alejan
Bolivia sufre un extravío ideológico y político con miras al 2019
Mientras el MAS se atrinchera en el poder, los expertos consideran que la oposición desaprovecha lo promisorio.
Lunes,  15 de Agosto, 2016
Bolivia-sufre-un-extravio-ideologico-y-politico-con-miras-al-2019
Ref. Fotografia: El voto popular en los últimos diez años fueron vitales para las mayores decisiones del país.

Con un Movimiento Al Socialismo (MAS-IPSP)cada vez más atrincherado en el poder y  por el otro frente,  con una oposición sin señales de constituir una nueva opción para el país, según los expertos políticos, Bolivia se encuentra prácticamente en la incertidumbre de avizorar nuevos liderazgos e incluso gobernabilidad como efecto de que se sufre un extravío ideológico y político con miras al 2019, año en que se llevará a  cabo las nuevas elecciones generales para el periodo 2020-2025. 

"En perspectiva este panorama nos deja demasiadas interrogantes y riesgos hacia adelante. No solamente respecto a la actual estabilidad del gobierno, sino de los destinos del país. ¿Qué pasará con Bolivia, sin Evo Morales en el gobierno (a partir del 2020)? y si no hubiera una oposición con capacidad de garantizar su propia gobernabilidad", son cuestionamientos que se plantea Jorge Lazarte, politólogo.

La investigadora social de la Universidad Autónoma de México, Gaya Makarán, en un contacto anterior con El Día, describió que dicho extravío ideológico en el caso específico del MAS, se debe al error de aceptar las reglas de juego de la democracia liberal en vez de promover las propuestas alternativas.


"En la cancha liberal las fuerzas indígenas-populares cedieron ante la sinergia del sistema, delegaron el poder popular hasta perderlo, otra vez más como indica la historia", apuntó.

Un momento de inflexión. Lo que pareció ser un antes y un después, de lo sucedido con la expresión popular en las urnas, el pasado 21 de febrero, con el triunfo del NO a una nueva repostulación del binomio  Evo Morales-Álvaro García Linera en las elecciones generales del 2019, al cabo de unos meses sigue como estaba antes. La incertidumbre, hacia el surgimiento de nuevos liderazgos y articulación de otras opciones políticas con respecto al partido oficialista, se profundiza. Según la politóloga Marisol Bilbao La Vieja, en ese contexto la oposición pierde un escenario promisorio para rearticularse, replantear y proponer nuevas alternativas de país.

"Realmente es una encrucijada lo que se vive. Después del 21 de febrero, es un tiempo hermoso lo que está perdiendo la oposición. Hasta el momento no han podido articularse, donde cada uno muestran sus disputas de poder de manera particular, desperdiciando una vez más todos los espacios posibles", enfatizó Bilbao. 
Es que el 21 de febrero, marcó un fuerte punto de inflexión sociopolítica para el MAS-IPSP y el gobierno de Evo Morales, en el poder por casi 10 años. En esa medida, la asonada electoral en contra del gobierno y su partido, dejó un escenario político promisorio para los partidos de la oposición.

Para el analista político cruceño, Carlos Guzmán, el 21 febrero fue una muestra de que el país quiere y tiene opciones de alternativa política, basada en una ciudadanía activa, cuyos problemas es que se agrupan solo en base a coyunturas electorales. 

"Para construir un proyecto político alternativo, considero que se requiere todavía más tiempo, cuyo escenario aún se está perfilando, por lo menos así lo demuestran las encuestas, donde los posibles liderazgos con miras al 2019 están en proceso de acomodo", argumentó Guzmán.

Asimismo, con respecto al partido de gobierno, el experto señaló que los resultados del referéndum fueron para el MAS un sacudón que viene obligando a un reacomodo en las filas internas del partido, en medio de una confrontación de líderes subalternos a Evo Morales.                     

El dilema ideológico. Según Lazarte, por un lado el MAS usó a los pueblos indígenas y lo ideologizó, solo para llegar al poder. Una vez en el poder, este terminó siendo más importante que la propia ideología “adoptada”; incluso al extremo de caer en el pragmatismo de sus acciones. "Ahora el interés del Gobierno ya no es preservar la ideología, sino lo central es el poder. Lo más grave es la lógica de “cómo evitar dejar el poder”. Es decir, la protección del poder se ha convertido en una protección para ellos mismos, que han manejado en diez años los recursos de manera discrecional y aparejado a una década de histórica bonanza económica", puntualizó.

En cambio, argumenta el experto, la oposición confundió su crisis de articulación colectiva, atribuyendo el problema o su existencia a las acciones del MAS.  "Hasta ahora ha llevado un papel reactivo al MAS, sin plantearse la pregunta en qué se opone al Gobierno y en qué no. Y no se puede vivir solo criticando. Una oposición digna de su nombre tiene que demostrar por qué es distinto al oficialismo", enfatizó.

Para explicitar mejor, Lazarte remarca que el MAS llegó al poder por una suma de descontentos en el país que había dejado los partidos hasta entonces (2006) llamados neoliberales. 

Además, señala Vladimir Medina, sociólogo y analista político, queda claro que el gobierno de Evo Morales, gozó de un ciclo económico excepcional que a partir del 2014, con la caída de los precios del petróleo, ahora se ve afectado en sus propósitos de seguir sosteniendo una estabilidad económica, marcada por graves hechos de corrupción.

Crisis de liderazgo. Fernando Untoja, sociólogo y analista político, prevé que en los próximos tres años para llegar al 2019, la oposición sencillamente no podrá reinventarse a sí mismas, de manera significativa y menos oportuna en términos de nuevos liderazgos. 

"No creo que la oposición en este momento esté capacitado para generar y fabricar nuevos liderazgos y no creo, además, que los líderes actuales estén dispuestos a tomar fuerza, cuando cada uno privilegia distintas tendencias políticas. En ese contexto, los nuevos liderazgos van a salir de otros sectores de la ciudadanía", puntualizó.

Asimismo, destacó que en la práctica política, no existe partidos que vayan a desaparecer a menos de las oleadas cíclicas entre la izquierda y derecha como sucede con los gobiernos populares de la región. 

Además, Untoja destacó que el Ejecutivo sigue en su proceso de desgaste, cuyo deterioro es cada vez mayor. "Por eso el Gobierno en la coyuntura actual, con la caída de los ingresos, está imposibilitado de reestructurarse dentro de poco, por eso se inventan problemas como el tema del mar, en un mesianismo grosero de Evo Morales", señaló.

Lo que es difícil prever, con miras a lo que vaya a suceder el 2009, según Guzmán, es que si estaría en riesgo la estabilidad y la gobernabilidad dadas las actuales circunstancias de extravío ideológico, crisis de liderazgo y falta de una opción política alternativa que la manifestación empírica de la población parece exigir en ese contexto sociopolítico. "Todavía es prematuro señalar lo que vaya a suceder, sin embargo, hasta ese momento seguramente veremos demasiados acomodos y alianzas para constituir una propuesta electoral. Todavía no hay nombres visibles, aunque las encuestas parecen marcar ciertas tendencias", manifestó.

Lo que sí queda claro, dice Carlos Cordero, politólogo, es que Evo Morales no será candidato al 2019 porque el veredicto del 21 de febrero ha resuelto de esa manera en el referéndum. "El resto es pura especulación. El MAS ha dado una señal en ese sentido, al mencionar que las candidaturas no se discuten. Esperemos que esa postura se mantenga, aunque en política todo se puede esperar", precisó.

Rasgos
Una oposición polarizada y heterogénea

Clásicos. Los considerados de ala de la derecha como Unidad Demócrata (UD) y el PDC (Partido Demócrata Cristiano), han mostrado posiciones encontradas en la práctica diaria de su actividad política con  representación en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP).

Disidentes. Si bien su representación parlamentaria es inexistente, ellos han mostrado escasa capacidad de articulación, en medio de una disyuntiva ideológica entre centro y las posiciones de izquierda.
agrupaciones. Las gobernaciones y municipios muestran un abanico de frentes y partidos.

Retos
La política de los últimos diez años en Bolivia

Ascenso. El gobierno de Evo Morales llegó al poder, según los expertos, como un bálsamo para un pueblo boliviano cansado de  una larga trayectoria política marcada por gobiernos catalogados neoliberales.

Cambios. Los hechos que destacaron las acciones más importantes del gobierno de Evo Morales, fue haber llevado adelante la Asamblea Constituyente y con ella configurar un nuevo país a partir de la elaboración de la nueva Constitución Política del Estado que desde el 2009 entra en vigencia y Bolivia se convierte en Estado Plurinacional.

Auge. Bolivia, gobernado desde el 2006 por un gobierno considerado de izquierda,, progresista y por otros simplemente populista, tuvo la dicha de contar con una década de buenos precios de las materias primas como son hidrocarburos, minería y productos no tradicionales. Eso permitió al país y al gobierno disponer de ingentes cantidades de recursos, que según la oposición, fue también el auge de la corrupción y el manejo discrecional de los fondos públicos.

Poder. EL gobierno de Evo Morales, impuso una política de concentración del poder en todos sus niveles y tejidos sociales, cuyo liderazgo para analistas y políticos de la oposición es vista como dictatorial.

Punto de vista

El MAS está en su  pugna interna y la oposición nada'

''La perspectiva política con relación al 2019 todavía tiene que definir y visibilizar varias acciones inherentes tanto al partido de gobierno y de la oposición: que en el fondo se sintetiza en una incertidumbre basada en la renovación o apertura de nuevos liderazgos.

El MAS en la actual coyuntura debe vislumbrar distintos posibles caminos en la función del gobierno de Evo Morales. Hay tres ámbitos en ese contexto: lo político, lo institucional y sobre que va a pasar con  la candidatura para la próxima elección.

Ahí surgen distintas tendencias al interior del partido donde se configuran varios liderazgos, como la presencia del canciller, David Choquehuanca en Chile y lo que generó todo ello, en el fondo dejó al descubierto esa tendencia de perfilar posibles liderazgos, ante el jefe (Evo Morales) y al interior del MAS. Lo que está claro, es que al 2019, en líneas generales, el oficialismo va a seguir intentando sobreponer el liderazgo de Evo Morales.

Pero en el otro contexto,  luego del referéndum del 21 de febrero, la oposición sigue paralizada. También hay que entender que para el referéndum, la oposición ha hecho muy poco políticamente ya que dicha consulta fue una manifestación ciudadana al margen de esos partidos y líderes opositores.

En general, lo que pasa es que la oposición, tan heterogénea y contradictoria en su composición, carece de una propuesta. Por eso no hay una visión alternativa y solo respuestas mecánicas a lo que hace el Estado”.

Punto de vista

'Es un enorme peligro  el extravío para la democracia'

Víctor Hugo Cárdenas
Ex Vicepresidente de la República

“Estamos en un periodo antipartidos políticos y por consiguiente hay toda una distorsión ideológica y política. En toda la vida democrática de Bolivia, la crisis de los partidos políticos ha llegado a caer en una anomia ideológica. 

En el caso del Movimiento Al Socialismo (MAS), nunca fue un partido político. Ellos mismos, al catalogarse expresión de los movimientos sociales, tienen una concepción jacobina de la vida política, es decir Robespierreano, el ala radical de la revolución francesa (propugnaban la deposición del rey, y el establecimiento de la república). Al mismo vicepresidente (Álvaro García Linera) le gusta jactarse de ser el último jacobino de la política en Bolivia.  Son antipartidos políticos y lo que quieren es fomentar organizaciones políticas, dirigidas y controladas por un caudillo y no tienen militancia; solo tienen vasallos y súbditos.

Y en el campo de la oposición tampoco se ha construido militancia partidaria y menos política. Es que no hay comunidades ideológicas. La ideología y los programas de gobierno no interesan, lo que importa ahí seguir al caudillo que tiene dinero. Esto en democracia es enormemente peligroso porque en todo este tiempo se ha distorsionado la política y la práctica de la misma. El oficialismo está mal; pero la oposición está peor. 

En perspectiva, el 21 de febrero fue una bisagra para replantear y encaminar lo dicho, lástima que ni oficialismo y oposición no entiendan aquello. Unos siguen pensando en trucos y los otros tampoco entienden esta situación donde cada líder camina por su cuenta".

Acerca del autor:
Ismael--Luna-Acevedo
Ismael Luna Acevedo
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día