Siguenos en:
Lunes
 16 de Septiembre de 2019
Nacional
La canasta familiar
Editorial
Martes,  23  de Febrero, 2010

La tendencia alcista que se está dando en los precios del pollo y del azúcar en los mercados de casi todos los departamentos del país, se está atribuyendo al efecto adverso de los factores climáticos sobre la producción. Esgrimiendo ese argumento todavía poco convincente, pero tampoco alejado de la realidad, los intermediarios entre el sector productor y el consumidor final han puesto los demás productos de la canasta familiar en el duro trance de elevar su costo con el lógico impacto en la ya golpeada economía doméstica de la población. Los intermediarios y no los productores, se han decidido por el agio y la especulación. Se hace necesario actuar sobre ellos cuanto antes.
Los productores avícolas y los propios productores de azúcar han hecho pública su protesta por las medidas gubernamentales que les perjudican. Por una parte, no se está controlando el precio del maíz que puede encarecer tales productos, pero que se utiliza como argumento por parte de los intermediarios para la elevación del precio del pollo. Además, los productores de azúcar han afirmado que ellos no han elevado el precio de producción y que la cantidad que se oferta al mercado interno es más que suficiente. Una vez más, todo apunta a que los intermediarios, que los hay de diverso grado, están haciendo de las suyas.
También está el hecho probado del contrabando del azúcar a países vecinos. Siendo Bolivia un país de tránsito, la elevación de los productos debería ser una situación coyuntural que si no se controla afectará irremediablemente al costo de la canasta familiar. Vista esta situación clara a los ojos de la ciudadanía y del sector productivo, resulta poco sensato que los productores tengan que pagar los platos rotos. Los más afectados son los productores de azúcar, que por una disposición gubernamental no pueden exportar con la lógica pérdida de mercados y de ingresos frescos para equilibrar los costos de producción. El Gobierno debe considerar otras medidas de estímulo a la producción antes de coartar la exportación.
La oportunidad está siendo aprovechada por los comercializadores, tanto por los grandes como los pequeños, que logran con la intermediación jugosas ganancias sin mayores esfuerzos, sin perder de vista las ganancias del contrabando. El costo de la canasta familiar se está encareciendo por el ocultamiento y la especulación aprovechando la persistencia de los factores climáticos que afectan la producción como las inundaciones por las persistentes lluvias. Por tanto, corresponde un estricto control de los insumos que se ofrecen a los productores y luego la comercialización de productos en los centros de expendio masivo.
Conviene también considerar un mayor control al comercio mayorista, que a la larga es el que influye sobre los precios. Pero esta tarea debe ser realizada cuanto antes tanto por las autoridades ediles como por las del Gobierno, en una coordinación que exige ser estricta y permanente, porque ya existen otros productos que se están encareciendo en los mercados, como la lechuga, la cebolla, además de las frutas. Por ello, de ninguna manera resulta razonable castigar al sector productivo con medidas de excepción, como la prohibición de la exportación, cuando lo correcto debiera ser mayor estímulo y protección a la producción nacional. Control más eficaz, de lo contrario, el costo de la canasta familiar será mayor.

Resulta poco razonable castigar al sector productivo prohibiendo la exportación, cuando merece mayor estímulo y protección.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día