Siguenos en:
Jueves
 5 de Diciembre de 2019
Portada
Álvaro García Linera:
Alpacoma, ven 'racismo ambiental'
El 'Vice' observa que instituciones ambientalistas guardan un silencio cómplice.
Lunes,  11  de Febrero, 2019
Alpacoma,-ven--racismo-ambiental-
Ref. Fotografia: La crisis de la basura ha molestado a la población.

El vicepresidente, Álvaro García Linera, ve "racismo ambiental" en el tratamiento que se dio al desastre sanitario de Alpacoma, por parte de algunas instituciones, ecologistas y medios de comunicación.

Concepto extranjero. García explicó que el racismo ambiental fue un concepto acuñado en Estados Unidos en los años 80 por el reverendo Benjamín Chavis, para denunciar las grandes desigualdades entre clases sociales e identidades étnicas al momento de sufrir los efectos medioambientales negativos provocados por el vertido de residuos tóxicos.

"El tratamiento de la catástrofe ambiental de Alpacoma, que ha estado desde enero entre los municipios de La Paz y Achocalla, no solo encaja perfectamente en la categoría de racismo ambiental, sino que enriquece con nuevas variantes", dijo la autoridad.

'Hipócritas sensibles'. Tras el derrame de al menos 850.000 metros cúbicos de basura en más de 10 hectáreas de superficie por la ruptura de una de las celdas del relleno sanitario de Alpacoma, el vicepresidente se extrañó de que activistas, instituciones y hasta periódicos "hipócritamente sensibles" con el medio ambiente no se hayan pronunciado como acostumbran en otros casos.

Señaló a instituciones como el Cedla, Cedib, Fundación Solón, Fundación Tierra, Inesad, Jubileo, Derechos Humanos de Bolivia, exasesores ambientalistas, editorialistas y escribanos que antes "derrochaban tinta sobre el inminente exterminio de la naturaleza ante la construcción de un puente sobre un río en la Amazonia" y en este caso no se hayan pronunciado.

Crítico. Dijo que Alpacoma se trata de un desastre ambiental más grande y peligroso de las últimas décadas, sin embargo, ha obtenido el "mayor silencio y complicidad de una parte de la inmensa red de instituciones medioambientales privadas, activistas políticos e ideólogos que en otras situaciones, juraban que poco menos se estaba destruyendo el pulmón del planeta.