Siguenos en:
Domingo
 15 de Septiembre de 2019
Portada
Tribuna
Nuevo Fiscal General
Domingo,  28 de Octubre, 2018

Con la promesa de restituir la confianza en el Ministerio Público, Juan Lanchipa ha jurado como nuevo Fiscal General del Estado, en reemplazo de Ramiro Guerrero. En el acto de posesión, reconoció que el Ministerio Público enfrenta una de las peores crisis "que ha lastimado la imagen" de esa entidad. "La prioridad será recuperar la confianza y credibilidad de la sociedad", y que cumplirá esa tarea "con base a una voluntad transformadora y un cambio de actitudes y practicas procesales que debe irradiarse a todos los servidores pertenecientes al Ministerio Público".

El Fiscal General del Estado asume el cargo consciente de que esa institución enfrenta tiempos de duras críticas y cuestionamientos de la sociedad y con "muchos problemas en la investigación y persecución penal de los delitos, duración prolongada de los proceso penales y altos índices de abuso de la detención preventiva". En realidad, "el Ministerio Público puede y debe esclarecer y sancionar eficazmente los hechos delictivos en el marco de la rigurosa observancia de los derechos y garantías de los justiciables", en el marco de los principios constitucionales de legalidad, oportunidad, responsabilidad y autonomía.

Es cierto que el Ministerio Público, pieza fundamental del sistema judicial, ha venido degradándose sistemáticamente junto al Órgano Judicial. En la última década esta institución, lejos de honrar sus obligaciones y atribuciones constitucionales, se ha convertido en la “guillotina” perfecta para liquidar a la oposición política,pero muy débil e incapaz para luchar efectivamente contra la delincuencia y el crimen organizado. La inseguridad ciudadana y jurídica ha aumentado así como los abusos del poder, generándose una verdadera pérdida de credibilidad y confianza en la Fiscalía.  

El Fiscal General tiene que mostrar resultados concretos si quiere revertir el grado de descomposición en la que se encuentra el sistema judicial en su conjunto; sin embargo, estas medidas para que tengan algún impacto deben abordar y resolver los casos emblemáticos, donde ha tenido un rol fundamental el fiscal, y que son los que han contribuido a deslegitimar la institucionalidad de la Fiscalía General. 

En este sentido, si de verdad Juan Lanchipa quiere revertir esta pésima imagen del Ministerio Público no solo tiene que imponer una reingeniería administrativa einstitucional como la carrera fiscal, introducir tecnología de punta, etc., sino también resolver los casos patéticos de abuso de poder como, por ejemplo, el caso denominado Terrorismo en Santa Cruz. A casi 10 años de los sucesos sangrientos ocurridos en el hotel Las Américas el 16 de abril de 2009, está demostrado que estos hechos (como tantos otros), fueron planificados, dirigidos, y ejecutados por el gobierno y son los que más han degradado la imagen del Ministerio Público. 

Hay que recordar que el gobierno de Evo Morales tenía fijación con el oriente boliviano y en esa búsqueda de su control, polarizó y confrontó militarmente a la oposición, y las acusaciones iban y venían a pesar de que no tenían argumentos ni pruebas. En realidad, la idea de hacer ver a los cruceños como separatistas y subversivos, fue recurrente en el discurso oficial. Lo cierto es que el gobierno venía abonando el terreno para la toma militar de Santa Cruz, ya que simbolizaba y aún representa la oposición política. 

La violenta arremetida del gobierno en contra de la oposición se puso al rojo vivo con la toma militar del departamento de Pando, el más débil desde el punto de vista político. El golpe fríamente calculado a Pando y el debilitamiento progresivo de la Media Luna, estaba planificado para tomar “militarmente” el territorio controlado por la oposición política y con ello también había llegado el momento de que el gobierno de Evo Morales tomara a cualquier precio ─el fin justifica los medios─ el poder absoluto del Estado.

El proceso terrorismo-separatismo y todos estos casos de evidente persecución política, que llevan además casi 10 años, sin sentencias, deben resolverse cuanto antes para comenzar a frenar la deslegitimación sistemática del Ministerio Público. El nuevo Fiscal General tiene muchos desafíos, como luchar efectivamente contra los abusos del poder, la corrupción generalizada, la impunidad y terminar con la persecución política, entre otros.

​​​​*Jurista y autor de varios libros.

Acerca del autor:
William--Herrera-Anez--
William Herrera Añez
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día