Siguenos en:
Lunes
 22 de Julio de 2019
Portada
Editorial
El modelo de 'Estado-botín'
Miércoles,  1  de Noviembre, 2017

Qué es lo que hace que la generación política actual se aferre tanto al poder. La pregunta vale para el Movimientismo, el Barrientismo, el Banzerismo, el Gonismo y ahora para el Evismo. Todos han intentado usar cualquier medio al alcance para perpetuarse, hecho que ha ocasionado el deterioro de la democracia, la transgresión de las normas, la violación de los derechos humanos y la desinstitucionalización del país.

Lo que vivimos hoy es mucho más grave y peligroso desde todos los puntos de vista enunciados, no solo porque el “proceso de cambio” es mucho más poderoso, sino porque también dispone de más recursos y de una mayor cantidad de alianzas clientelares que se apiñan en torno a un proyecto que les ha traído enormes privilegios.

El MAS llegó al poder con un discurso de izquierda que reivindicaba los derechos y la inclusión de las grandes mayorías, los indígenas, los pobres, los proletarios, las mujeres, etc., pero en los hechos no ha hecho más que construir un sistema de privilegios para promover una nueva burguesía emergente de comerciantes, transportistas, cocaleros, propietarios de tierras, mineros y muchos otros, que se camuflan en falsos sindicatos y movimientos sociales, instrumentos de movilización, militancia y atrincheramiento.

La mayoría de esos sectores transitan en la informalidad y la ilegalidad y lógicamente ven amenazados sus “derechos adquiridos”, en caso de que se produzca un cambio en la conducción del país, que bajo el esquema político que ha existido siempre, supondría el ascenso de una nueva camada de privilegiados o en todo caso, el retorno de las ventajas para los grupos que se cobijaron en sistemas anteriores, pues hay que reconocer que hay grupos que todavía conservan primacías desde la época colonial.

Alguien podría argumentar con cierta razón que tal vez ese sea un paradigma muy boliviano de concebir la política como un mecanismo de ascenso social y económico, como forma de distribuir la riqueza y de acceso a los medios de producción, a los recursos naturales y otros bienes que otrora estaban reservados a unos pocos.

El modelo de “Estado botín”, defendido con uñas y dientes por las corporaciones mencionadas, existe porque detrás de él subsisten otras concepciones inalterables que dan como resultado un avance poco significativo en la calidad de vida de los bolivianos, porque la torta, por más grande que sea, solo alcanza para una pequeña minoría.

Con seguridad, la estructura económica basada en el extractivismo es la principal responsable de este problema y de la misma forma que le da solidez al estado prebendalista, lo vuelve frágil y vulnerable cuando se modifican las condiciones externas, como ha sucedido con la caída de los precios de las materias primas. Es ahí precisamente cuando esas minorías cercanas al poder ven peligrar su estatus y se tornan altamente peligrosas, puesto que están dispuestas a todo con tal de no perder las conquistas logradas.

El modelo de 'Estado botín', defendido con uñas y dientes por las corporaciones mencionadas, existe porque detrás de él subsisten otras concepciones inalterables que dan como resultado un avance poco significativo en la calidad de vida de los bolivianos.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día