Siguenos en:
Viernes
 18 de Octubre de 2019
Portada
Estas figuras de yeso son muy apreciadas
Niños que llegan del Cuzco
Costo. La diferencia supera los Bs.100, pero la calidad es notoria.
Viernes,  13  de Diciembre, 2013
Ninos-que-llegan-del-Cuzco
Ref. Fotografia: Detalle. Niño de la Espina, llaman en el Perú a esta imagen que es muy cotizada.

El centro de todo pesebre navideño es el niño Jesús. Y hay personas que aprercian las figuras que tienen muchos detalles, como las fabricadas en Cuzco, donde los ojos, pelo y dedos, son bien replicados. En Santa Cruz llegan importados y son bastante cotizados, pese a la gran diferencia de costo que existe con los fabricados por artesanos locales. En estas fechas también se demanda la mano de obra de los restauradores de santos, que por el paso de los años o descuido, requieren ser restaurados.

Arte y religión se fusionan.  Daniel Saiger lleva 7 años trabajando en los talleres de restauración Yoly y conoce mucho de santos, niños y figuras religiosas. “Estas figuras son muy requeridas por la calidad de sus detalles”, señala el restaurador, mientras enseña los dedos, ojos, boca y cabello, replicados con mucha exactitud, “los ojos son de vidrio, no como los hechos aquí que todo es yeso”, aclara, cuando se refiere a las figuras que son hechas por manos locales. El restaurador explica que, de  no ser necesario, no alteran el pelo u ojos de los niños hechos en Cuzco, "Es para no restar valor a la pieza", aclara.

El taller de restauración e importadora Yoly, ubicado sobre la calle Charcas, a pocos metros de la calle Beni, donde además de importar figuras religiosas, restauran las imágenes sacras. En diciembre esta actividad se intensifica en cierto grado, por que los propietarios de santos, niños y vírgenes, se percatan que sus figuras están dañadas o porque el paso de los años desgastan la pintura o dañan los pequeños vestidos que las cubren.

“Lo más común es reparar deditos y brazos rotos”, comenta Daniel, mientras manipula con mucho cuidado un niño Jesus importado desde Cuzco. Juanto a Daniel trabaja Ricardo Soliz, que en solo 3 años ya tiene bastante experiencia en el tema. Ayer lo encontramos restaurando la cabeza de una imagen de la Virgen de Guadalupe, que por descuido cayo al suelo y se rompió, dañando la parte más expresiva de la pieza de yeso. "Este trabajo va a demorar unos 3 días, tiene muchos detalles", comenta.