Siguenos en:
Domingo
 17 de Febrero de 2019
Portada
El circo, un espectáculo que se mantiene
Artes circenses sobre la cuerda es su pasión que les permite continuar de pie a los artistas en Bolivia
El país es el único en Latinoamérica que no brinda facilidades ni beneficios para este tipo de eventos culturales nacionales como internacionales.
Lunes,  11  de Febrero, 2019
Artes-circenses-sobre-la-cuerda--es-su-pasion-que-les-permite-continuar-de-pie-a-los-artistas-en-Bolivia-

Hablar del circo hoy en día carece del mismo significado que en décadas anteriores. Fue en los años 30 que en Bolivia se dieron los primeros actos circenses a cargo de la familia Gasaui, pero no fue hasta 1976 en donde el circo de barrio adquirió un nuevo estilo más formal e innovador convirtiéndose en un hito cultural en la historia boliviana y dando hincapié a la formación y proyección de nuevos talentos y artistas durante su trayectoria. Sin embargo, las artes circenses están en conflicto con las nuevas competencias de entretenimiento y el movimiento vertiginoso de las ciudades metropolitanas.  

Apuesta cultural. Si bien antes, los recursos tecnológicos, humanos y físicos necesarios para llevar un espectáculo de nivel hacia el público eran casi inexistentes, en la actualidad, existe una gran ventaja y competencia entre las diferentes carpas nacionales e internacionales instaladas en varias zonas periféricas de la ciudad. En Bolivia, no se lleva un censo sobre la cantidad de circos establecidos en los diferentes departamentos ni pueblos; no obstante, el número de carpas bolivianas no se compara con la  cifra real en otros países de Latinoamérica donde las artes circenses son mejor valoradas debido a la carga histórica y cultural que han adquirido en su país. “El circo es el filtro para este mundo tan estresado que vivimos y si no tenemos una válvula de escape vamos a volvernos locos”- expresa Emilio Gasaui, director general del Circo Moisés Gasaui ubicado sobre el tercer anillo de la Tres Pasos al Frente. El circo es el único evento de entretenimiento que engloba a grandes y chicos y genera deleite, asombro y diversión a través de su variedad de actos: payasos, trapecistas, acróbatas, danzarines, gimnastas, entre otros, son parte de los shows circenses que se ofrecen en las carpas durante dos horas aproximadamente, pero que la tecnología y las nuevas tendencias: cines, centros comerciales,  parques y otros,  son una fuerte competencia para este tipo de arte. “El circo te lleva a la humanidad, hoy en día nos hemos vuelto mecánicos, metálicos, todo es dinero andamos como robots, hemos perdido la sensibilidad, por eso que las artes son fundamentales para la sociedades que el adulto vuelva a ser niño, esa es la única manera que pueda rescatar y ver los ojos con ternura y que el niño sueñe con ser adulto. Cuando un niño está en el circo y ve a un acróbata o un trapecista uno le está enviando un mensaje que todo lo puede hacer el ser humano, el circo lleva a uno a soñar”, opina Emilio.

Magia circense. El continuo crecimiento, desarrollo y la aparición de nuevas tecnologías ha jugado un papel importante en el desenvolvimiento de las artes no solo circenses en Bolivia. La llegada de la tecnología móvil rompió los paradigmas sociales de compartimiento y participación grupal entre jóvenes, niños y adultos, antes el circo era el lugar de encuentro de todo el pueblo quien carecía de un amplio abanico de posibilidades para distraerse. En los años 70 y 80 fue la época dorada de este tipo de espectáculo. “El publico infantil era más inocente, porque  ahora, está el internet y te hace abrir mucho los ojos. Tú ves todo lo que antes no veías y que tus padres decían que no. Tienes todo lo bueno, malo, cochino, sucio. Antes, en cambio, siempre mostraban las cosas hermosas: el fútbol,  la pinta, el yoyo, al saltito, un montón de cosas que no eran por entremedio del celular, eran más humanos, ahora el niño es un androide, un zombie", lamenta Yesmin Gasaui, mejor conocido como Tío Morocuá, director del Circo  Hermanas Gasaui ubicado en pleno cuarto anillo entre Avenida Bush y Centenario.  “Hay niños que nunca han conocido un circo y ahorita, vienen más adultos: el 80% adultos y 20% niños. Y antes, era al revés, porque el niño, llegaba el circo y era su locura, ahora al contrario, el padre tiene que traer a su hijo porque: uno, quiere recordar esos tiempos y a la vez quiere traer  al hijo para que vea cómo el padre disfrutaba cuando tenía su misma edad y sienta lo que él sentía, demostró Yesmin. De igual manera, Emilio Gasaui comentó que: “la cuestión es que hay que sorprender al público. El recurso del celular te ha alejado de la realidad y te lleva a un mundo de mucha fantasía, entonces uno está obligado a innovar. Aun así, hay un elemento que juega a nuestro favor y es que en un celular se ve una imagen fría, mientras que uno que en un espectáculo al vivo observa algo que vibra. Ve las luces, el ambiente, la atmósfera, el estar agrupado con otras personas, eso no lo genera un celular.”

Permanencia. El circo es una pasión itinerante que perdura a través de los años. Sin embargo, necesita de ciertos equipos y exigencias para poder funcionar correctamente, según Moisés Gasaui, presidente de la Asociación de artes circenses de Bolivia: “No existen normativas para hacer un circo más que el interés  de hacer esta actividad, obviamente que la calidad dependerá de la formación y trayectoria que tenga sus integrantes.” Bolivia es el único país que cobra impuestos a las artes circenses nacionales e internacionales por su permanencia, además de ello, estos espectáculos deben cubrir los costos mensuales de alquiler de espacios privados, consumo de servicios básicos, transporte, publicidad, salarios, infraestructura y materiales de cada actuación. Las inversiones trascienden entre los 200 mil y 350 mil dólares, “una carpa puede costarte entre 40 mil, 80 mil hasta 200 mil dólares dependiendo de donde la hagas traer”, menciona Emilio. “Es muy difícil hacer circo en Bolivia, porque nos cuesta traer equipos desde otros países, debido que aquí no hay fábricas de  aparatos de circo, carpas e infraestructuras”, concluye. Otros problemas que se identificaron es que el arte circense depende mucho de los factores climáticos, situaciones políticas sociales que atraviesa el país, días y fechas importantes y la falta de espacios o áreas verdes estratégicas y permanentes para desarrollar tranquilamente estas actividades. Aun así, el tema de la afluencia de espectadores es la que más complica esta labor. Víctor López, director del Circo Internacional Victorini Hermanos, refleja: “el circo es un oficio de riesgo porque dependemos mucho de la gente que ingresa. ”Ellos están un año en el país y notaron que el concepto de la palabra circo está dañada en Bolivia, “si tú le pides a una persona x y un concepto de circo te miran mal, y antes, era como la llegada de alguien famoso”.  Sin embargo, para  la mayor parte de los elencos circenses esto va más allá que un simple trabajo. Lo describen como magia, vida, familia, diversión, humanidad, pureza y sin duda, es una actividad que llega no solo a distraer y unir sino que contribuye de manera positiva a la sociedad sin necesidad de incurrir al morbo o la agresividad. Además que es el único arte blanco y puro que regala diversión a distintos estratos sociales y edades durante las casi dos horas de espectáculo.

Autoridades refuerzan su compromiso con la cultura

Oportunidades.  Es un hecho que el circo muestra su interés por seguir llevando la alegría y la inocencia al público boliviano, es por ello que desde el año pasado se está haciendo gestión junto a autoridades departamentales sobre una ley que apoye al circo nacional y permita que este patrimonio continué en vigencia.

Esta normativa facilitará ciertas necesidades y carencias que tienen las artes circenses como ser: el espacio, dándoles la oportunidad de  coordinar un  ambiente  adecuado y permanente donde se pueda armar las carpas, galerías y tarimas por más de 20 años con el fin de brindar una actividad cultural que entretenga de manera sana y aporte a la formación del espectador.  De igual manera, permitirá que se convierta nuevamente en un punto de referencia dentro de la ciudad y sea parte del recorrido turístico del país. Por último, generará que directores circenses apuesten por  crear mejoradas infraestructuras, además de actos más arriesgados y creativos que asombren y conecten con el público presente. 

PAYASITO. "Cherry" contagia su alegría en el Circo  Hnas. Gasaui.

ELENCO. El Circo Moisés Gasaui cuenta con varios espectáculos.

autor : Miriam-López-Caballero
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día