Siguenos en:
Sábado
 19 de Septiembre de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Internacional
Está afectando a Los Andes
Enemigo silencioso, el hollín que derrite glaciares
Fenómeno. Estudios afirman que los incendios y la actividad industrial generan el carbono negro que afecta a bancos de nieve y glaciares en el mundo.
Domingo,  8  de Diciembre, 2019
Enemigo-silencioso,-el-hollin-que-derrite-glaciares

En meses pasados, un grupo de investigadores chilenos advirtió sobre un fenómeno que poco a poco va carcomiendo las áreas congeladas de la cordillera de los Andes. Se trata del carbono negro u hollín, un contaminante que no sólo es un precursor del cambio climático, sino que también afecta la salud de personas y ecosistemas.

Estudio a seis mil metros de altura. En su estudio, que comprendió con más de 2.500 kilómetros de mediciones tomadas a hasta 6 mil metros de altura, los expertos detectaron altas concentraciones de este material en el área comprendida entre Putre y Osorno, siendo las zonas de la cordillera cercanas a la región central -desde La Parva hasta Curicó– y el desierto de Atacama -desde Putre hasta Pampa la Ola– las más afectadas.

Hollín en la nieve. “Estos resultados no son sorpresivos, ya que Santiago produce una gran cantidad de contaminantes que terminan depositándose sobre la nieve. Las concentraciones de carbono negro detectadas en las muestras de nieve en La Parva, Valle Nevado y Cajón del Maipo superaron frecuentemente los 100 nanogramos de hollín por gramo de nieve, lo que es suficiente para duplicar en la nieve el efecto del alza de temperatura asociado al calentamiento global”, explica Raúl Cordero, Climatólogo de la Universidad de Hannover y Académico de la Universidad de Santiago, quien además lideró el proyecto.

¿Por qué es peligroso?. “Gracias a su color, la nieve pura y blanca refleja la mayor parte de la radiación solar incidente. El carbono negro o material particulado, al depositarse, oscurece la nieve disminuyendo la fracción de radiación solar reflejada e incrementa la radiación solar absorbida“.

Esto, aunque reveló los peligros relacionados a la contaminación del agua recogida de los deshielos y altas concentraciones contaminantes con presencia de metales en la nieve, no implica una amenaza para la salud de la población. Pero sí podría generar un problema de disponibilidad de agua, debido a que la zona cordillearana funciona como una “torre de agua”, como afirman los investigadores en su estudio.

Motores a diésel y estufas a leña. Entre las razones del aumento de carbono negro se encuentran los motores a diésel y estufas a leña, muy comunes en la zona sur, además de otras actividades relacionadas a la industria, como la minería.

La pluma o los humos con su carga de carbono negro pueden viajar miles de kilómetros, por lo que no hay región en la tierra que no esté en mayor o menor medida afectada por la deposición de carbono negro.

6 Mil 
metros de altura se hicieron las mediciones del carbono negro. 

Una víctima reciente del carbono negro en La Paz 

El Zongo es un glaciar templado que en 2013 abarca un área de 1.876 km2. Su longitud es de aproximadamente 3 km, su ancho es de alrededor de 0,75 km y se ubica en la región de Huayna Potosí (Cordillera Real, Bolivia) a 30 km al norte de La Paz. Se encuentra entre la meseta seca del Altiplano en el oeste y la cuenca húmeda de la Amazonía en el este, en condiciones meteorológicas de trópicos exteriores, con una fuerte estacionalidad en precipitaciones y baja estacionalidad en altas temperaturas.

Y de acuerdo a un nuevo estudio, se trataría de la más reciente víctima del carbono negro u hollín, debido a los incendios en la selva amazónica que afectaron 169.800 hectáreas el pasado mes de agosto.

Según la investigación, los incendios en la selva amazónica aumentaron la tasa de fusión de los glaciares andinos, lo que a su vez podría interrumpir el suministro de agua para decenas de millones de personas.

Presencia permanente del hollín en glaciares

“Aunque la concentración el carbono negro en la nieve o glaciares varía a lo largo del año, su presencia en la nieve o glaciares es permanente. En zonas altas de los Andes, la concentración de este material tiende a aumentar durante la temporada de incendios forestales. Es decir, durante agosto y septiembre en los Andes tropicales, y durante enero y febrero en los Andes chilenos”, afirma Cordero.

En varios sitios alrededor del mundo ocurren escenarios similares, ya sea por los mismos factores industriales o incendios en época veraniega.

Agencias eldia@eldia.com.bo
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día