Siguenos en:
Sábado
 23 de Marzo de 2019
Encuentro
Investigación artística (I)
Jueves,  14 de Marzo, 2019
Investigacion-artistica-(I)

En el último año se ha empezado a escuchar más de la investigación artística en el eje troncal del país.

¿Pero qué es la investigación artística? A priori es una disciplina relativamente reciente, la bibliografía existente sobre el tema es poca, sobre todo a nivel local.  Se asume que remite a aquella investigación que realiza uno o varios artistas para producir obra. Pero sus alcances son mayores: la investigación artística no se define tanto por el quién lo hace, ni tampoco por el qué se investiga, sino mucho más por el tipo de tratamiento que se le da a un tema.

Una cuestión. En el Centro de la Cultura Plurinacional organizamos en la gestión anterior el Curso “Artium Investigatio” (Ago-2018) que dictó la artista y arquitecta Narda Alvarado. Ese curso brindó varias luces y ejes de problematización. Alvarado sitúa la importancia de la investigación artística en el contexto de la realidad boliviana. Su enfoque parte de una pregunta que utiliza como ejercicio mayéutico: ¿Ser artista es ser productor de objetos de exhibición en museos y espacios culturales? En el artículo que publicó recientemente en la Revista Artishock sobre la Bienal SIART 2018, confirma las premisas que había planteado:

“Debido a la inexistencia total en la educación universitaria boliviana de facultades o carreras de Historia, Teoría y Crítica del Arte, o de un instituto de investigación de las artes, el arte “boliviano” pide a gritos que pensemos en lo que producimos, que pensemos en lo que pensamos y que no olvidemos lo que producimos.” ((http://artishockrevista.com/2019/02/25/repensar-la-bienal-siart-bolivia/). Acaso esa sea la tarea de la investigación artística. Saber que una obra de arte o una situación artística –un happening, una instalación– pueden ser generadores de conocimiento de algo más que no es solamente arte. Aquel que practica la investigación artística comprende que el arte no es el fin, sino el medio; que lo artístico es como un dedo que apunta, pero lo esencial es aquello a lo que se apunta. 

El artista, fotógrafo y catedrático Roberto Valcárcel nos hizo conocer su parecer al respecto en la sesión de Territorio de ideas “La máquina de significar” (CCP-Oct 2018), cuando indicó: “la investigación artística tiene que mostrarnos cuál va a ser el arte del futuro, cómo se hará arte en otra época en la que el paradigma del que tanto se habla actualmente sea realmente obsoleto”. En esa ocasión proyectó obras de artistas internacionales de punta, entre ellos al argentino Tomás Saraceno. La obra de Saraceno es un ejemplo perfecto del abanico de nuevas posibilidades de trabajo que se pueden abrir una vez que se ha superado el chip mental del artista tradicional, a saber, aquel que señala Narda Alvarado: el creativo que construye objetos para ser vistos y contemplados, colgados en una pared o de un techo, colocados en un pedestal, esperando a ser visitados por un público que debe desconectarse de su vida cotidiana para entrar en relación con ellos. 

Profundización conceptual. Las obras de Saraceno tienen la particularidad de atraer tanto al mundo de la cultura como al de la ciencia: “desde la Bienal de Venecia y Art Basel hasta el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT)- bien pueden pensarse como una investigación en curso donde se mixtura arte, arquitectura, ciencia, ingeniería y astrofísica”. (https://www.infobae.com/america/cultura-america/2018/12/07/el-mundo-de-entramados-y-aranas-de-tomas-saraceno-a-la-conquista-de-paris/). Su trabajo con la especie de arañas Parawixia bistriata, lo llevó a realizar un trabajo combinado con aracnólogos, biólogos y curadores; fue el 2018 cuando presentó en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires la tela de araña más grande de la historia, kilómetros de tela tejidos por siete mil arácnidos de este ejemplar autóctono del norte argentino. Fueron seis meses de producción en los que colocaron a las arañas en salas oscuras, simulando todas las condiciones climáticas para que puedan tejer, y direccionando el curso del tejido con un sistema de ventiladores, logrando al final todo un ecosistema artístico. El enfoque de Alvarado se orienta ante todo a la profundización conceptual, lo cual le demanda aprender habilidades de otras disciplinas en función de lo que le demanda la obra. Al igual que Saraceno y Valcárcel, Alvarado aboga por un perfil de artista que no es unidimensional, y que sabe que tiene cosas para decir sobre otras áreas del conocimiento en tanto que artista. 

Este eje de interés se confirmó también cuando recibimos a la curadora Cecilia Bayá como invitada del espacio “InvestigArte” (CCP-Ene 2018), en el que recalcó la necesidad de alimentar la investigación artística y la difusión de obras como la de Tomas Saraceno. El común denominador en todas estas visitas llevaba a lo siguiente: hay que identificar el régimen de las artes en el que nos movemos, ese vínculo establecido entre modos de producción de obras, formas de visibilidad de estas prácticas y modos de conceptualización de unas y otras.

Nuevas experiencias que componer. En Santa Cruz existe un dinámico Colectivo que discute este régimen, se conoce como “Arterias Urbanas”, reúne a artistas con diferentes enfoques y saber técnico. El año pasado presentaron el proyecto “El Contenedor”, con el que intervinieron espacios públicos como el Parque Mangales del Cuarto Anillo entre Roca Coronado y Centenario. Cabe decir que romper el régimen de las artes no se limita a hacer arte en las calles, ni tampoco mantener el chip de museo llevado a otras partes de manera itinerante o portátil. Romper este régimen consiste en crear salidas al formato de relación establecido con el público espectador y con las instituciones, a la noción de producto final que entrega el artista y otras cuestiones más. 

En las condiciones de dispersión de la época contemporánea, no hay tantas cadenas que romper sino más bien nuevas experiencias colectivas que componer y sostener en entornos altamente variables, de modo que, posiblemente, la cuestión pase también por pensar en términos de auto-organización y de políticas igualitarias. 

Reflexiones. ¿Qué nos impide pensar ideas extrañas? ¿Qué nos impide trabajar interdisciplinariamente? No basta con desarrollar nuevos conceptos, sino también desarrollar nuevas lógicas organizativas, nuevas maneras de reunir a los individuos, las tecnologías, los recursos, los espacios para la producción de acciones y discursos. 

¿Cuáles son los antepasados de tu proyecto? ¿Con qué proyectos no artísticos del presente podrías comparar los proyectos actuales que tú realizas?

Lograr asociaciones cada vez más múltiples: proyectos que asocian el arte (entendido como fabricación de objetos) + gestión social + experimento pedagógico + otros…

Jorge Luna Ortuño Investigador Centro de la Cultura Plurinacional
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día