Siguenos en:
Martes
 18 de Diciembre de 2018
Editorial
Editorial
Odebrecht y Todo lo demás
Miércoles,  4 de Abril, 2018
Odebrecht-y-Todo-lo-demas

Tanto los exmandatarios como el actual presidente lucen muy seguros y confiados cuando se menciona a la empresa constructora brasileña Odebrecht, cuyo nombre se ha convertido en el símbolo de la red de corrupción más grande que se haya identificado en América Latina, donde numerosos mandatarios y funcionarios de alto nivel, que se hacían llamar líderes de talla mundial, revolucionarios y grandes transformadores, han quedado reducidos a simples coimeros, con apetitos tan pedestres como los de cualquier mortal.

Lo más probable es que Bolivia esté fuera del circuito espurio que fue identificado gracias a una investigación del Departamento de Justicia del gobierno norteamericano, que ha focalizado su investigación en 14 países, donde han caído figuras de la talla de Lula Da Silva, Dilma Rousseff, Alejandro Toledo, Ollanta Humala y muchos otros.

Pero el hecho de estar libre de Odebrecht, una empresa que seguramente está más allá del rango de Bolivia, por la magnitud de las obras y la cantidad de millones que manejaba, no significa que no haya qué investigar y será una pérdida de tiempo y de recursos concentrarse solo en este caso.

Desde que asumió el gobierno del MAS, el término “licitación” fue prácticamente borrado de las fórmulas de contratación de empresas y adjudicación de obras públicas. La “lluvia” de dinero en todo este tiempo ha superado los 240 mil millones de dólares y gran parte de ese dinero se ha invertido en construcciones que han sido ejecutadas a través de contratos que no han cumplido con los requerimientos exigidos por las leyes de la administración pública. Incluso grandes proyectos multimillonarios como las plantas petroleras, inmensas factorías y complejos industriales, fueron entregados a compañías bajo la modalidad de invitación.

Recordemos que un expresidente de YPFB y alto dirigente del partido en funciones todavía está preso por un escándalo de corrupción, coimas y contratos raros en el que hubo tiros y muertos. Y lo peor de todo es que la mayoría de esas obras no funcionan o lo hacen defectuosamente por graves fallas en la ejecución, que es otra manera de corrupción, pues no existe control ni fiscalización. Una investigación a fondo, debería incluir las carreteras que se hicieron pedazos al poco tiempo de uso, los aeropuertos que no tenían ni siquiera un servicio decente de agua, los puentes que se han caído y todas las obras que no hay quedado más que para que jueguen los ratones, como lo dijo el propio presidente Morales, haciendo chiste de un verdadero drama, pues se trata de dinero del pueblo que pudo haber sido usado con un criterio productivo.

En Bolivia tal vez no ha habido Odebrecht, pero sí una lista de empresas nacionales y extranjeras que curiosamente figuran en casi todos los contratos y que han dado vuelta por todos los ministerios, los municipios y gobernaciones, apropiándose de jugosos contratos, sin rendir cuentas a nadie por obras inconclusas, de pésima calidad y nula utilidad. Un capítulo aparte merece el componente chino, es decir las cuantiosas adjudicaciones a compañías que, por el caso Zapata, sabemos están vinculadas a lo más alto del poder.

En Bolivia tal vez no ha habido Odebrecht, pero sí una lista de empresas nacionales y extranjeras que curiosamente figuran en casi todos los contratos y que han dado vuelta por todos los ministerios, los municipios y gobernaciones, apropiándose de jugosos contratos, sin rendir cuentas a nadie por obras inconclusas, de pésima calidad y nula utilidad.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día