Siguenos en:
Lunes
 25 de Junio de 2018
Editorial
Editorial
La COB pierde la brújula
Miércoles,  28  de Febrero, 2018

La Central Obrera Boliviana (COB) ha sido protagonista fundamental de la mayoría de los cambios políticos experimentados en Bolivia durante los últimos 60 años, aunque ha habido ocasiones en las que, por alguna extraña razón, ha perdido el norte, como aquella vez que un grupo de mujeres mineras le robaron la iniciativa y decidieron enfrentarse solas a la dictadura a través de una huelga de hambre que se multiplicó y más tarde se masificó, obligando a Hugo Banzer Suárez y a la élite de aquella época a dar un paso al costado y convocar a elecciones. La entidad matriz de los obreros se sumó más tarde al carro ganador que culminó con la recuperación de la democracia en 1982.

Tal vez por eso mismo es que después del legendario dirigente Juan Lechín Oquendo, ninguno de los líderes cobistas ha conseguido desempeñar el papel de cogobierno y mucho menos alcanzar el sitial que obtuvo otro sindicalista como Evo Morales, que en plena lucha por conquistar el poder, fue expulsado de las filas de la COB.

Pese a que para nadie es desconocido que la COB ha sido ladera del Gobierno desde que asumió en 2006, otros sindicatos y movimientos sociales han sido mucho más protagónicos, no solo en el apuntalamiento de las reformas y transformaciones impulsadas por el “proceso de cambio”, sino también, se han llevado la mejor parte en el plano clientelar, ámbito en el que también cayó de manera vergonzosa la central obrera, que recibió dádivas y favores a manos llenas, además de algunos cupos de poder “de relleno” en la parrilla gubernamental.

El dirigente que acaba de dejar el máximo cargo en la COB, Guido Mitma, se dio cuenta del poco honorable rol que estaba cumpliendo la institución, al continuar al lado de un régimen complicado con la corrupción y que se niega a cumplir la constitución y, lo peor de todo, que desconoce la voluntad popular expresada a través del voto universal del 21 de febrero de 2006. Aunque un poco tarde y con ciertas reticencias, la institución obrera se sumó a las manifestaciones de defensa de la democracia que surgieron desde las plataformas ciudadanas, las redes sociales y de sector combativos como los médicos y algunos grupos de mujeres.

Aunque la COB calcula, duda y culebrea en circunstancias cruciales como ésta y como las que hemos mencionado arriba, no cabe duda que su aporte fundamental siempre ha sido a través de la estructura, la organización y la capacidad de movilización y seguramente por eso mismo es que el Gobierno reaccionó a tiempo y volvió a poner en su órbita a la entidad, a través de maniobras que ha venido aplicando en cada uno de los sindicatos y organizaciones sociales. Hoy, el nuevo dirigente, totalmente sometido al poder político, propone conformar un binomio con un dirigente obrero de candidato a vicepresidente.

Eso no solo implica avalar todas las maniobras que está llevando adelante el Gobierno para conseguir la perpetuidad, sino someterse al escarnio público, que en el caso del primer mandatario, le está ocasionado una grave erosión de popularidad. En otras palabras, sería como poner dos enfermos en una misma cama.

El nuevo dirigente de la COB propone conformar un binomio con un dirigente obrero de candidato a vicepresidente. Eso no solo implica avalar todas las maniobras que está llevando adelante el Gobierno para conseguir la perpetuidad, sino someterse al escarnio público, que en el caso del primer mandatario, le está ocasionado una grave erosión de popularidad.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día