Siguenos en:
Sábado
 21 de Abril de 2018
Editorial
Editorial
Falacias sobre el Aumento salarial
Viernes,  13 de Abril, 2018
Falacias-sobre-el-Aumento-salarial

Como todos los años, llega el momento de definir el aumento salarial y tal como se viene haciendo últimamente, la cifra resultante saldrá de un cálculo “al ojo”, de los tires y aflojes entre sindicalistas y autoridades, que tal vez jamás han trabajado, mientras los que pagan los sueldos son excluidos del debate, como si fueran los acusados en medio de un juicio, condenados por el delito de ser emprendedores, de generar fuentes de trabajo, de producir, crear y arriesgar. ¡Qué tragedia!

Los impulsores del incremento, cuya propuesta es la suicida cifra del 15 por ciento, suelen recibir aplausos por sus excelentes intenciones, como sucede con todas las ideas socialistas, que sin embargo, siempre desconocen los resultados de sus propuestas altruistas, que siempre han derivado en desastres. Nada más miremos la situación de dos grandes paladines del  colectivismo, Cuba y Venezuela, para darnos una idea de lo que sucede cuando las ideologías no guardan la menor relación con la realidad. En la isla de los Castro, el sueldo mínimo apenas alcanza los 23 dólares y en el caso venezolano, seis dólares.

Por el contrario, los que creen que el salario debe ser el resultado de otros criterios como la productividad, la negociación entre empleados y empleadores y otros factores relacionados al desempeño de los trabajadores, la capacidad, el esfuerzo y la situación concreta de las unidades productivas, son tildados de antiobreros y de inhumanos por decir algo, para no reproducir tantos otros insultos que repiten los bienhechores socialistas. El hecho es que en aquellos lugares donde se practican estas fórmulas “diabólicas”, los asalariados peor pagados pueden alcanzar hasta los dos mil dólares mensuales, como ocurre en Europa. Para no ir tan lejos y evaluar el tema de acuerdo a parámetros latinoamericanos, Panamá prácticamente triplica el sueldo mínimo de Bolivia, uno de los peor ubicados de la región.

Con esta reflexión no tratamos de afirmar que el Estado no debe intervenir para mejorar la situación de los trabajadores. Pero eso jamás se conseguirá ahogando a los empresarios como se lo hace constantemente, sino generando las condiciones para que haya más empresas, más producción, más riqueza y por ende, asalariados que progresen paralelamente a la prosperidad del conjunto de la economía.

Cuando se afirma que la visión exclusivamente salarialista de los sindicatos y burócratas no hace más que deteriorar el trabajo, Bolivia ofrece la mejor evidencia para respaldarlo. En nuestro país, apenas el 40 por ciento de la fuerza laboral tiene un trabajo que le garantiza un salario fijo, aunque la mitad de ellos no cuenta con beneficios sociales ni seguro médico. Hace mucho que la economía busca la manera de disminuir la informalidad del 70 por ciento, pero no lo consigue y jamás lo logrará mientras se sigan manteniendo visiones anacrónicas sobre el trabajo y la producción.

En nuestro país, apenas el 40 por ciento de la fuerza laboral tiene un trabajo que le garantiza un salario fijo, aunque la mitad de ellos no cuenta con beneficios sociales ni seguro médico.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día