Siguenos en:
Miércoles
 17 de Octubre de 2018
Editorial
Editorial
El motor de las sociedades
Domingo,  29 de Julio, 2018
El-motor-de-las-sociedades

El reconocido periodista y escritor Andrés Oppenheimer acaba de poner en el tapete otro tema de discusión muy importante para los latinoamericanos, de la misma forma que lo hizo en el pasado con el populismo, la innovación, la educación y otros aspectos, que suelen ser soslayados en nuestros países. Aquí, el debate suele concentrarse en temas fundamentales como la lucha contra la pobreza o el desarrollo, aunque nunca ponemos énfasis en el proceso, en lo que hay que hacer para salir de pobres, en las verdaderas causas de la miseria y jamás desenmascaramos todas las mentiras que se repiten todos los días respecto de esos grandes temas.

Recientemente Oppenheimer escribió sobre el “Déficit Motivacional” de América Latina, una dimensión poco difundida, pese a que cada año se hacen encuestas que se publican en el “Latinobarómetro”, una suerte de radiografía que muestra las debilidades y fortalezas del continente. Como la gente prefiere concentrarse en los discursos, en las promesas de prosperidad y en las frases bonitas de los demagogos, son muy pocos los que ponen atención a asuntos como éste, pues interpela el papel que cumple el ciudadano en la sociedad y va en contra de las consignas que suelen propalar los dueños del poder.  La medición de la motivación muestra cuál es el motor que impulsa a los ciudadanos de cada país, cuáles son los valores que persiguen y responde a preguntas como “por qué trabajan”, “por qué estudian”, “por qué hacen lo que hacen” y qué expectativas tienen en sus vidas. Basado en una encuesta de Gallup, Oppenheimer dice que la motivación es uno de los aspectos que más falla en nuestra región. En Estados Unidos, una de las motivaciones más grandes que existe es el trabajo y el 30 por ciento de las personas se siente altamente comprometido con lo que hace, mientras que en México esa cifra llega el 12 por ciento, 16 por ciento en Argentina, Perú 14 y Paraguay solo 9 por ciento.

Además del poco valor que los latinoamericanos le dan al trabajo, también fallan cuando le transmiten a sus hijos la importancia del esfuerzo. En Estados Unidos, “trabajar duro” como método para progresar es la opinión del 61 por ciento, mientras que en Europa es del 43 por ciento y sólo 36 por ciento en el caso los habitantes de América Latina.

Si los latinoamericanos no confían en el trabajo y el esfuerzo como clave del progreso ¿dónde ponen el énfasis? Oppenheimer culpa a las sociedades jerárquicas, una estructura en la que priman los contactos familiares, políticos y lo que llamamos “el compadrerío” por encima de los méritos de las personas. A esto se le suma la corrupción, los altibajos económicos y la idea que transmiten los gobernantes de turno, especialmente los populistas, de que el Estado es el responsable, artífice y fundamento del bienestar de las personas. A los charlatanes no les gusta que la gente tenga conciencia de que la solución a sus problemas está en sus propias manos, de lo contrario no harían caso de tantas mentiras.

La medición de la motivación muestra cuál es el motor que impulsa a los ciudadanos de cada país, cuáles son los valores que persiguen y responde a preguntas como 'por qué trabajan', 'por qué estudian', 'por qué hacen lo que hacen' y qué expectativas tienen en sus vidas.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día