Siguenos en:
Martes
 18 de Diciembre de 2018
Editorial
Editorial
El desmontaje del Caso Terrorismo
Viernes,  2 de Marzo, 2018

A la primera denuncia, el Fiscal General del Estado apartó del caso y ordenó el procesamiento por extorsión del fiscal Erlan Almanza, quien investigaba el desfalco del Banco Unión que involucra a Juan Pari Mamani, un elemento del “proceso de cambio”. Han tenido que pasar casi nueve años y 21 solicitudes de petición de libertad para concederle el arresto domiciliario a Zvonko Matkovic, pese las innumerables fallas procesales, la manipulación del Gobierno y los múltiples errores que se han cometido para probar su culpabilidad en el caso terrorismo, un montaje político probado en reiteradas ocasiones. 

Estas dos evidencias pintan de cuerpo entero lo que ocurre con la justicia, con la corrupción, el manejo de las instituciones estatales y, por supuesto, la situación del régimen, agobiado por cuestionamientos, acosado por la molestia de la gente y remando contra la corriente para conseguir la perpetuidad en medio del rechazo generalizado.

Pese al beneficio que le concedieron después de tanta insistencia, Zvonko no tiene dudas en afirmar que no confía en la justicia, sobre todo porque sabe que su salida de Palmasola ha sido una decisión tomada por las instancias políticas, como todo lo que ha venido ocurriendo en el país en los últimos doce años.

No hay duda que el Gobierno intenta descontraer el clima de malestar que hay que en el país  que ha estado manifestándose a través de multitudinarias concentraciones opositoras y contundentes paros cívicos en las principales capitales. El reclamo inicial se originó en la aprobación del Código Penal, luego fue la sentencia del Tribunal Constitucional que viabiliza la reelección indefinida y obviamente, en todas las movilizaciones y marchas se ha estado levantando la voz en contra de la corrupción, el despilfarro, los abusos en contra de la ley y el autoritarismo. En el caso de Santa Cruz, especialmente, los gritos en contra del caso Terrorismo son cada vez más fuertes, no solo por la injusticia que se ha cometido contra los perseguidos, sino porque este hecho resume mejor que ningún otro la identidad y los métodos del “proceso de cambio”.

En las últimas semanas y tras el paro ciudadano más categórico que se haya vivido en el país desde la recuperación de la democracia, los voceros gubernamentales han comenzado a utilizar un tono más conciliador. Dicen estar conscientes de las razones de la “irradiación” de este movimiento y también han comenzado a lanzar lisonjas hacia la clase media, el sector de la sociedad más atacado por el MAS desde que asumió el poder en 2006 y en este momento, el más combativo, aglutinador y consistente en sus demandas.

Obviamente, el Gobierno calcula que con esta señal le alcanzará para recuperar su imagen y conseguir apoyo de la gente para la cuarta postulación presidencial. El propio Zvonko Matkovic ha dicho que su liberación no es suficiente y que tiene que acabar con el montaje del caso Rózsa, liberar a los que todavía están en la cárcel y dejar de perseguir a los que consiguieron refugio en otros países. Nadie está seguro de que aquello pueda ser suficiente, pero puede ayudar, especialmente a los operadores de la película de terror llamada caso Rózsa, que en algún momento tendrán que rendir cuenta ante la justicia.

Obviamente, el Gobierno calcula que con esta señal le alcanzará para recuperar su imagen y conseguir apoyo de la gente para la cuarta postulación presidencial. El propio Zvonko Matkovic ha dicho que su liberación no es suficiente y que tiene que acabar con el montaje del caso Rózsa.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día