Siguenos en:
Jueves
 13 de Diciembre de 2018
+VIDA
Bálsamo para los pies
El excesivo uso de tacones puede pasarle la factura a sus tobillos, rodillas y hasta columna en menos tiempo del que puede imaginar.
Jueves,  15 de Marzo, 2018
Balsamo-para-los-pies--
Ref. Fotografia: Foto: Carlos Rodríguez / Modelo: Adriana Méndez / Locación: Consultorio del Lic. José Manuel Sierra.

Es cierto, los tacones estilizan la figura de la mujer, les ayuda a verse más altas, también les da un toque de sensualidad y un sinfín de razones que convierte a este tipo de zapatos en el “must have” del armario femenino. Sin embargo, el uso excesivo (o abuso) de estos puede dejar serias lesiones, primero en el mismo pie, luego puede pasar a los tobillos, las rodillas y en el peor de los casos, la columna. "No estamos en contra de los zapatos de tacón, pero hay medidas que son admisibles y en su justo tiempo, pueden ser un accesorio favorable en todos los aspectos", apuntó el Lic. José Manuel Sierra, fisioterapeuta. 

¿Qué ocurre? De acuerdo a la explicación del profesional, cuando se trata de un tacón por encima de los 4 centímetros de alto, la parte delantera del pie (el metatarso) llega a soportar el 43% del peso corporal con cada paso; mientras que la parte trasera el 57%. Cuando el alto del tacón alcanza los 6 centímetros, el porcentaje que soporta la parte delantera también sube (75%). 

Consecuencias. Pero el problema real de que se “abuse” de los zapatos de tacón es que estos pueden provocar lesiones graves tanto a corto como largo plazo. Entre las principales está la artrosis y artritis (a nivel de la rodilla), también puede alterar la postura (dado que el peso se va hacia adelante), generan presión en las articulaciones, afectan los nervios (provocando un Neuroma de Morton, que no es otra que una lesión al nervio que está entre los dedos de los pies). Se suma una tendinitis (inflamación de un tendón debido a un golpe o a un esfuerzo excesivo) y hasta la generación de juanetes. 

1. En caso de dolores puntuales, a través de un puntero se logra relajar la zona afectada. El aparato tiene efecto analgésico y debe someterse a esta primera fase por unos 5 minutos. 

2. La segunda fase, después de calmar el dolor, es relajar. Por eso se recomienda algunos minutos para distender la parte donde más dolor se siente (generalmente es la planta del pie). 

3. Con la ayuda de una banda elástica, se puede fortalecer. Se precisa hacer tensión en los brazos, de manera que se sienta en el pie. Se recomienda tres series de unos 10 segundos cada una. 

4. Con una tabla Freeman (o de equilibrio) se corrige la movilización del tobillo, postura y delineación de la postura. Se aconseja tres series de 10 segundos cada una. 

Sugerencia

Que el tacón a usar no sea de más de 3 centímetros y tras llegar a casa cambiar de calzados para relajar los pies.  

 

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día