Siguenos en:
Martes
 18 de Diciembre de 2018
Editorial
Editorial
Argentina pone el dedo en la llaga
Sábado,  3 de Marzo, 2018

El Gobierno nacional  decidió no discutir más con los argentinos acerca de la amenaza de cobrarles a los bolivianos por la atención médica que reciben en el vecino país, en caso de mantenerse la negativa de responder con reciprocidad, es decir brindar servicios hospitalarios gratuitos a los rioplatenses que estén de paso en nuestro territorio.

Ese conflicto le hubiera venido muy bien a los voceros del “proceso de cambio”, acostumbrados a hablar de racismo, xenofobia, neoliberalismo y otras acusaciones que hubieran encajado perfectamente en este roce que comenzaba a prosperar, con una gran oportunidad adicional de atacar a la administración del presidente “derechista” y “neoliberal” Mauricio Macri, abiertamente enfrentado al régimen de Nicolás Maduro, por quien el Gobierno es capaz de cualquier cosa.

Haber mantenido el rechazo de atender gratis a los argentinos le hubiera significado al Gobierno meter el dedo en la llaga en un asunto muy delicado como la calidad de la atención de la salud en Bolivia, un tema que suficiente escozor le ha causado al oficialismo en los últimos meses, especialmente por el conflicto con los médicos, un “hueso muy duro de roer”.

En los pocos días que se mantuvo la tensión con el Gobierno argentino, comenzaron a desnudarse detalles muy comprometedores para la supuesta “revolución social” que se ha producido en Bolivia en los últimos doce años. Se supo, por ejemplo, que en la mayoría de los hospitales de la limítrofe provincia de Jujuy (una de las más pobres), casi un cuarto de los pacientes son bolivianos que cruzan todos los días la frontera para buscar atención, ante la ausencia de servicios de este lado, donde el grueso de la “inversión social” se ha concentrado en coliseos, canchas de fútbol, museos y aeropuertos que no funcionan. En un centro médico de La Quiaca, ciudad ubicada justo al frente de Villazón y a 92 kilómetros de Tupiza (donde supuestamente Evo sí cumplió), cuatro de cada siete partos que se practican, corresponden a mujeres bolivianas que no tienen otra opción. Estos datos no incluyen a centenares de miles de residentes de nuestro país que han emigrado a la Argentina. 

El embajador de Bolivia en Buenos Aires, Javier Tito Véliz, no tuvo más que agachar la cabeza el miércoles ante la prensa argentina, agradecer por el servicio que reciben nuestros compatriotas en aquel país y repetir una vieja promesa no cumplida de reforzar la infraestructura de salud, que desde ya es precaria en las ciudades capitales, como se evidenció en Oruro, a raíz de los atentados ocurridos durante el Carnaval, mucho peor en las zonas rurales y las regiones de frontera.

Como conclusión solo queda rezar para que Brasil, Perú  y otros países no decidan imitar a los argentinos, pues a este paso, los únicos que recibirán atención gratuita en Bolivia serán los extranjeros. “Lo peor” de todo es que Argentina dice no estar conforme y pide ampliar la reciprocidad en otros campos, como la lucha contra el narcotráfico, por ejemplo.

Haber mantenido el rechazo de atender gratis a los argentinos le hubiera significado al Gobierno meter el dedo en la llaga en un asunto muy delicado como la calidad de la atención de la salud en Bolivia, un tema que suficiente escozor le ha causado al oficialismo en los últimos meses.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día